Ellie Jones, de 20 años, por fin pudo lucir un rostro natural gracias a una operación de mandíbula y de dentadura que corrigió una malformación con la que tuvo que vivir durante toda su infancia y adolescencia.

Ella sufría de una malformación en los huesos de su mandíbula que hacía que sus dientes no estuvieran alineados, lo que le causaba una deformidad congénita en su rostro, indicó el Daily Post Wales, del norte de Gales.

Este diario habló con Ellie, quien les contó que gracias a varias cirugías avanzadas pudo lograr un cambio radical.

A los 14 años su ortodoncista se dio cuenta que la mandíbula no había crecido desde los ocho años y por eso los aparatos dentales no le funcionaban. Fue en ese momento en el que la joven decidió visitar un cirujano maxilofacial en Gales y someterse a su primera cirugía, que fue a los 16.

“Tuve que tener una dieta líquida durante un mes, que fue muy difícil y no podía hablar bien. Tenía que usar un bloc de notas para comunicarme. Después de un tiempo fui capaz de balbucear algunas palabras y tuve un ceceo durante un tiempo debido a lo hinchada que estaba mi boca”, dijo Ellie al Daily Post.

Seis meses después de la operación su cara lucía mejor.   Pero el proceso apenas comenzaba. Un año después se sometió a una segunda operación, esta vez para corregir la barbilla que siempre sintió que era muy pequeña.

Después de esta cirugía descubrió que su rostro había cambiado por completo.

Ella dice que la operación le dio mucha confianza y la hizo sentir “normal”.

“Yo era tímida, pero ahora me siento muy confiada. Cambió mi vida”, manifestó.

Desde las operaciones, Ellie retomó sus clases de baile y ahora se dedica a la fotografía.

En Gales este caso se ha conocido como el caso de la 'patito feo'.