En los ataques en Nueva Jersey del fin de semana pasado hubo un par de héroes anónimos, los cuales lograron salvar decenas de vidas del estallido.