Omran Daqneesh, en shock, sobreviviente de un bombardeo en Siria, consternó al mundo al verse abandonado, desválido y ensangrentado. Otro rostro, como los que aparecen cada tanto que hacen que Occidente fije su vista, momentáneamente, en el conflicto de su país. 

Porque solo tiene cinco años.

AFP

Foto:

Como Aylan Kurdi, inspiró homenajes y activismo en redes sociales. Y mientras esperaba ahí, sin ayuda de nadie, su hermano mayor moría producto de sus heridas, en el mismo bombardeo que destruyó su vecindario en Aleppo. 

Alí solo tenía diez años. El niño estaba en la calle cuando las fuerzas rusas o sirias bombardearon su barrio el miércoles. A pesar de ser llevado al hospital, jamás se recuperó. Se cree, también, que mientras su familia buscaba refugio, él fue expuesto en el ataque. 

Las terribles imágenes de la devastación en Omran y el vecindario de Alí, después del bombardeo, muestran el terror que viven los civiles que quedan al ser atrapados en uno de los tantos bombardeos de la ciudad, reportó el portal "Daily Mail". Asimismo, el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos estiman que al menos 50 mil niños han muerto en el conflicto que tiene desangrado al país en los últimos cinco años. 

La foto de Omran que se hizo viral 

La fotografía de Omran también se utilizó como la "verdadera representación" de las personas en Siria. En redes sociales como Instagram y Twitter se utilizó el hashtag #AleppoBoy (niño de Alepo) para compartir las imágenes en su apoyo. 

Twitter

Foto:

Periodistas, médicos y voluntarios que se encuentran en Siria comentaron que día con día se viven hechos como el de Omran, donde miles de niños son afectados por la guerra. De hecho, de acuerdo a un cálculo realizado por UNICEF, el 80% de los niños de Siria han sido afectados de alguna manera por el conflicto bélico.

Según reportan organizaciones de defensa de Derechos Humanos en Siria, el niño se mantuvo en estado de shock hasta que el momento en que llegaron sus padres, fue ahí donde comenzó a llorar. "Llegaron poco después al hospital. Es muy difícil para nosotros ver sufrir a estos niños inocentes, muchos mueren y otros quedan con secuelas irreparables, algunos les amputamos sus extremidades", comentó un doctor quien solamente fue identificado como Mohammed, de acuerdo a información del periódico australiano "ABC".