Adobe quiere que ganen dinero con las mejores fotografías tomadas con sus celulares. Eso sí, siempre conservando sus derechos de autor.