A diferencia de la mayoría de los menores, policías de Estados Unidos encontraron a un niño intentando deshacerse de su osito de peluche ¿La razón? Quería venderlo y obtener un poco de dinero para comprar comida.

Los hechos ocurrieron en Franklin, Ohio, en donde el policía Steve Dunham fue llamado para ayudar a un niño de siete años que se encontraba tratando de vender su oso de peluche: "Pienso que él creyó que se había metido en problemas. Me dijo que tenía hambre y que intentaba comprar algo de comer", explicó al canal de noticias "CNN".

La madre de los niños rechazó que sus hijos estuvieran en malas condiciones

La madre de los niños rechazó que sus hijos estuvieran en malas condiciones

Facebook.com

Foto:

Al recibir la queja del niño, los oficiales del Departamento de Policía de Franklin acudieron a su casa para realizar la investigación correspondiente, mientras el policía Steve Dunham llevó al menor a un restaurante de comida rápida para poder cenar algo. 

En la casa del niño la situación era crítica. Los oficiales encontraron a otros cuatro menores de edad, de 11, 12, 15 y 17 años, viviendo ahí en las mismas condiciones. Además, hallaron botellas de licor y basura en todas partes "además de un fuerte olor a orina de gato". 

Sin embargo, la policía difundió las condiciones en las que se encontraba el departamento

Sin embargo, la policía difundió las condiciones en las que se encontraba el departamento

Franklin Ohio Police Department

Foto:

¿Dónde estaban los padres? 

Michael y Tammi Bethel, cuya edad no se especificó, se encontraban en la casa en el momento en que llegaron las autoridades. Se levantaron 10 cargos en su contra por poner en peligro a los niños, de los que dijeron no ser culpables y el juicio continuará en los próximos días. 

Describieron que había olor a orina de gato, basura y productos en descomposición

Describieron que había olor a orina de gato, basura y productos en descomposición

Franklin Ohio Police Department

Foto:

Mientras tanto, la custodia de los niños pasó a manos de un familiar y se le ordenó a los padres no tener contacto con ellos. 

La madre del menor, Tammi Bethel, despotricó en contra del Departamento de Policía de Franklin a través de Facebook y comentó en la cuenta oficial de las autoridades que sus hijos no necesitaban ayuda: "Gasté más de dos mil dólares en su ropa de escuela y zapatos", indicó. 

Les ofrecen su ayuda

En las últimas horas y debido a la conmoción que provocó este caso, las autoridades establecieron un centro de acopio en una iglesia local, en donde se estará recibiendo productos para apoyar a los menores y a otros integrantes de la comunidad que necesiten apoyo.