Se llama "Pinpon" y vive en el distrito de Santa María, en la provincia de Huara, en Lima, la capital del Perú. Este conejo blanco y travieso fue descubierto por su dueña actuando de una manera muy extraña, según relató ella.

"Mi conejo se iba al otro lado de mi casa, a una vivienda abandonada y luego retornaba más juguetón”, comentó la dueña, según el portal NotiBarranca. Y es que ella se percató de que su conejo salía constantemente de su casa para dirigirse a una vivienda abandonada ubicada en la Avenida Las Casuarinas, en el barrio de San Bartolomé.

Tras estas sospechas, la familia del conejo comenzó una investigación para saber qué es lo que hacía "Pinpon" durante sus escapadas. Y así fue cómo descubrieron que su amado conejo blanco se desaparecía para comer de una planta que al principio la dueña no logró reconocer.

"Le hice seguimiento y le hallé comiendo una planta que parecía chincho, le comenté a mi familia que era una planta rara que se hallaba abandonada en un macetero en una casa en que nadie vivía”, declaró la mujer.

Antes de seguir, explicaremos que chincho es una planta de la costa andina de Perú con usos medicinales y gastronómicos también. La planta además, tiene un parecido a la de la cannabis. Y ahí está el punto de inflexión de la historia.

Si bien la dueña pensaba que "Pinpon" se entusiasmaba con la planta nativa de Perú, un vecino ingresó a la vivienda abandonada, mejor conocido como el refugio de "Pinpon", para alertarle que esa planta no era chincho, era marihuana.

Acto seguido, se llamó a la policía local, quienes confiscaron las dos macetas (una chica y una grande), dando por resuelto el misterio del extraño comportamiento de "Pinpon".

Pero eso no fue todo. Una vez que la policía se llevó las plantas, "Pinpon" desapareció esa misma tarde. ¿Estaba enojado porque se llevaron sus plantas? No lo sabemos, pero la buena noticia es que a la mañana siguiente regresó y se encuentra a salvo. ¿Será que encontró otras plantas en una casa más lejana?