Washington, 2 jul (EFE).- El Gobierno de EE.UU. dijo hoy que mantiene la presión diplomática para que Edward Snowden regrese al país a enfrentar los cargos en su contra por espionaje, mientras el padre del joven alabó su valentía para hacer frente al "creciente peligro de la tiranía" de la Administración de Barack Obama.

Snowden "sigue siendo un ciudadano estadounidense" y "le damos la bienvenida de regreso a Estados Unidos para enfrentar los cargos en su contra, de conformidad con el debido proceso y la ley", indicó en su rueda de prensa diaria la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki.

Estados Unidos lleva días reclamando a Rusia que entregue a Snowden, extécnico de la CIA y la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), y quien permanece en la zona de tránsito del aeropuerto moscovita de Sheremétievo, adonde llegó procedente de Hong Kong el 23 de junio pasado.

También está en contacto "con una amplia gama de países que podrían servir como lugares de tránsito o destinos finales" para Snowden, según Psaki, y el mensaje a todos ellos es que "está acusado de filtrar información clasificada" y, por tanto, debe regresar a EE.UU.

Snowden está acusado de espionaje por Washington por haber filtrado a dos diarios la vigilancia realizada por la NSA estadounidense a los registros telefónicos y datos de internet de millones de sus ciudadanos para espiar contactos en el exterior de sospechosos de terrorismo.

Las últimas revelaciones de Snowden han sacado a la luz que EE.UU. también espió a la Unión Europea (UE), -fundamentalmente a Alemania-, la ONU y 38 embajadas de países como Japón y México.

La portavoz del Departamento de Estado no quiso detallar con qué gobiernos está en contacto EE.UU. y tampoco comentar las respuestas que están dando los países a los que Snowden ha pedido asilo.

Psaki negó que el Gobierno de Obama esté intimidando a países como Ecuador, una de las naciones a las que Snowden ha pedido asilo y a cuyo presidente, Rafael Correa, llamó por teléfono el vicepresidente de EE.UU., Joseph Biden, para hablar del caso.

Snowden ha renunciado a quedarse en Rusia, menos de 48 horas después de haber pedido asilo político a ese país, y ha solicitado refugio al menos a otras 15 naciones, según reveló hoy el Kremlin.

De acuerdo con el portal WikiLeaks, Snowden ha pedido asilo a un total de 21 países, entre ellos España y varios latinoamericanos, y de la mayoría ha recibido una fría acogida.

En una carta dada a conocer hoy, el padre del joven, Lonnie Snowden, alaba a su hijo por haber ayudado con sus filtraciones a abrir en EE.UU. el debate sobre el espionaje del Gobierno y lo compara con el patriota de la guerra de independencia Paul Revere.

Snowden "es un moderno Paul Revere convocando al pueblo estadounidense a enfrentar el creciente peligro de la tiranía del gobierno", señala el padre del joven en una carta escrita en colaboración con su abogado, Bruce Fein.

A juicio de Lonnie Snowden, las acciones de su hijo están haciendo "más fácil" el reto de "educar a los estadounidenses acerca de la ruina inminente de la Constitución y el Estado de Derecho si no abandonan su complacencia o indiferencia".

La nueva carta supone un cambio de tono con respecto a la enviada por Lonnie Snowden la semana pasada al secretario de Justicia de EE.UU., Eric Holder, y en la que afirmaba, conciliador, que su objetivo era "asegurar el regreso voluntario de Edward a Estados Unidos para enfrentarse a un juicio".

Mientras, el director nacional de Inteligencia de EE.UU., James Clapper, se disculpó por una declaración que realizó en marzo en una audiencia ante el Congreso, en la que negó que la NSA recolectase registros telefónicos y datos de internet de millones de usuarios.

"Mi respuesta fue claramente errónea, por lo que pido disculpas", escribió Clapper en una carta fechada el pasado 21 de junio y divulgada hoy en la página web de la Dirección Nacional de Inteligencia.

Washington, 2 jul (EFE).- Un día después de solicitar asilo en 21 países, las opciones de Edward Snowden se han reducido considerablemente y, a medida que los países rechazan sus peticiones de refugio, le queda una única puerta completamente abierta: volver a Estados Unidos.

Hasta ahora, catorce de los 21 países a los que Snowden solicitó asilo han indicado que no van a considerar su petición o la han rechazado directamente, entre ellos Ecuador e Islandia, dos de las mayores esperanzas que tenía el extécnico de la CIA cuando llegó a Moscú el 23 de junio.

Una vez retirada su petición de asilo a Rusia, a Snowden le queda aferrarse a la simpatía que Bolivia y Venezuela han mostrado por su caso, a la falta de respuesta oficial de Nicaragua y Cuba o a la puerta entreabierta que han dejado Francia y China al indicar simplemente que no han recibido ninguna petición del joven.

"Lo que le queda a Snowden es muy poco. Ecuador era su salida, quizá Venezuela también, aunque es menos probable. Ahora, esa salida se está cerrando, y las otras creo que son mucho menos probables", dijo a Efe Carl Meacham, director del programa para las Américas del Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos (CSIS).

"Hay presión por todas partes, y hay menos países dispuestos a darle asilo. Le están cerrando todas las puertas, y la única puerta que está abierta es volver a Estados Unidos", agregó.

Según Meacham, las expresiones de apoyo que emitió en su momento el presidente de Ecuador, Rafael Correa, y las que siguen manteniendo los mandatarios de Venezuela, Nicolás Maduro, y Bolivia, Evo Morales; son meros desafíos retóricos a Estados Unidos que a la hora de la verdad no se traducirán en la concesión de asilo.

"Estados Unidos ha dejado claro que habría grandes consecuencias si le dan el asilo, y los países están sintiendo esa presión", indicó.

En efecto, Correa rebajó su tono desafiante después de recibir el domingo una llamada del vicepresidente estadounidense, Joseph Biden; y en escasos días ha pasado de asegurar que no cedería a las presiones de EE.UU. a afirmar que su Gobierno no ayudará a Snowden a salir de Moscú ni analizará su solicitud a menos que llegue a Ecuador.

El mismo esquema se repetirá, según Meacham, en el caso de Venezuela, que "está tratando de desarrollar una conversación con Estados Unidos" para normalizar las relaciones, a raíz del encuentro que mantuvieron hace un mes en Guatemala el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, y el canciller venezolano, Elías Jaua.

"Si los venezolanos le dan asilo a Snowden, terminaría ese esfuerzo", afirmó el experto.

Bolivia, por su parte, "tiene una relación similar con Estados Unidos a la de Ecuador", con intereses económicos que "no le conviene" arriesgar, mientras que Nicaragua, que aún no se ha pronunciado, pondría en juego "toda la atención que está generando con el proyecto del canal" si decide acoger a Snowden, apuntó.

Diana Villiers Negroponte, experta en Latinoamérica en el centro de estudios Brookings, coincidió hoy en que Venezuela "vería desmoronarse las perspectivas de una mejora de relaciones" con EE.UU si decide asilar a Snowden.

"A la hora de tomar su decisión, Maduro debe sopesar el bienestar económico de Venezuela en comparación con la notoriedad a corto plazo que le daría salvar a Snowden", escribió Negroponte en la web de Brookings.

Cuando decidió salir de Hong Kong hace nueve días, Snowden no tenía un destino fijo en mente, según informó el diario Wall Street Journal citando fuentes cercanas a la situación, que apuntan a que fue WikiLeaks la que le aconsejó dirigirse a Moscú.

Ahora, el plan de WikiLeaks se ha desmoronado, y ha dejado a Snowden "en una situación muy difícil", en palabras de Dmitri V. Trenin, director del Centro Carnegie de Moscú.

"Creo que trataba de seguir el consejo de (Julian) Assange cuando intentó llegar a Ecuador, pero después Ecuador, y de forma indirecta Cuba, le han fallado", aseguró hoy Trenin al diario New York Times.

Una opción que les queda a las autoridades rusas es devolverle a Hong Kong, como indicó al Wall Street Journal la abogada hongkonesa Patricia Ho. Pero una vez allí, sus perspectivas no serían muy halagüeñas, dado el abierto rechazo a acogerle que han mostrado las autoridades de esa región autónoma china.

Lo más probable, según Meacham, es "que Rusia se quede más tiempo con el señor Snowden, y posiblemente, en un futuro no distante, lo devuelva a Estados Unidos".

El padre de Snowden, Lonnie, ha planteado una serie de condiciones al Departamento de Justicia para orquestar el regreso de su hijo, pero, en opinión de Meacham, el responsable de las filtraciones "no está en posición de exigir nada".