El autor del tiroteo del centro comercial de Múnich era un alemán-iraní de 18 años residente en la capital bávara, informó hoy la Policía, tras confirmar que el balance de víctimas mortales es de diez muertos, el agresor incluido, quien se suicidó.

Los motivos del ataque son del todo desconocidos, añadió la fuente policial, según la cual inicialmente se creyó que eran tres los atacantes, puesto que se vio a dos personas huyendo en un coche a toda velocidad del lugar, pero luego se comprobó que no tenían nada que ver con el tiroteo.

La primera alarma saltó sobre las 15.50 GMT y en cuanto saltó la noticia empezaron a llegar todo tipo de informaciones acerca de otros tiroteos o sucesos en la ciudad, lo que motivó la gran confusión generada alrededor del ataque, indicó la fuente.

Según las investigaciones en curso, el agresor no tiene antecedentes policiales y vivía en Múnich desde hace unos años.

El agresor, cuyo cadáver se encontró aproximadamente a un kilómetro del lugar del tiroteo, con signos claros de haberse suicidado, iba armado con una pistola.

PUB/CB