Investigadores estadounidenses encontraron una peligrosa bacteria que se transmite cuando besan a un gato.