Los lunares y las pecas son esas pequeñas manchas de color oscuro que, algunas graciosas y otras desgraciadas, pigmentan algunas partes de nuestro cuerpo, punteándolo desde que nacemos.

La interpretación de estas pequeñas manchas que aparecen salpicando nuestra piel tiene sus orígenes en la tradición china, del 1700 al 1100 a C. De esta filosofía participa la antigua tradición del Tao, cuya idea principal se basa en el movimiento del Universo y de él emana el Gran Uno, el Tai-Yi, que se manifiesta a través de dos fuerzas, Yin y Yang. Yin, símbolo de lo femenino, de la Luna, lo oculto, lo receptivo y lo subjetivo. Yang, símbolo de lo masculino, del Sol, la fuerza vital, el emisor, el mundo evidente y objetivo.

Sol y Luna, Yin y Yang aparecen representados en el cuerpo humano por los dos ojos (el ojo derecho es Yang y corresponde al Sol y el izquierdo es Yin, símbolo de la Luna), mientras que las estrellas se hallan representadas por los lunares o pecas.

Siguiendo las pautas de esta tradición se entrelaza la Astrología, otra de las ciencias esotéricas que interpreta la situación de las estrellas con respecto al Sol y a la Luna. En el plano humano se pueden trasladar estas relaciones entre la situación de las pecas con relación a los ojos, es decir, de las estrellas con respecto al Sol y la Luna, y desentrañar su significado.

Vocación de monje

Las pecas que se hallan en la parte más alta de la cabeza formando un cuadrado indican una fuerte inclinación hacia la vocación religiosa. El ser humano que las posea abandonará su hogar natal para ingresar voluntariamente en una orden religiosa que le permita desarrollar sus aptitudes. Será de buen corazón y su afinada sensibilidad le llevará a tratar de ayudar a los demás y realizar labores filantrópicas.

Lejos de los bienes materiales

Despreciará los bienes materiales por lo que no poseerá riquezas ni tampoco familia que le ate a este mundo. Tendrá una existencia tranquila y en paz. Si a estas pecas de la frente se le añadiera alguna en las orejas quedaría invalidado lo anteriormente expuesto.

De acuerdo con la ley
Este aforismo se identifica con aquellos que posean pecas encima de la boca, dos y ambas a cada lado. Define una inclinación por las leyes y un conocimiento innato del bien y del mal, de lo correcto y de lo incorrecto. Huye de la violencia y actúa siempre con la razón por delante, con ética, justicia y prudencia. De familia honorable y respetada. Lo anterior queda invalidado si sólo tiene una peca a un lado.^oFelicidad sobre las cejas

Más felices
Esta peca crece en la punta de las cejas. No importa si está a ambos lados o si sólo hay una. Dotará de felicidad al que las posea y carecerá de preocupaciones. Si está en los dos lados también su hogar será feliz. La comida y el vestido le sobran. Tiene muchos amigos que le frecuentan y nunca se pelea con la gente.^oMucho dinero llena el suelo

Más dinero
Varias pecas alrededor de la boca, mentón y mejillas. Si sólo hay unas pocas pecas no será tan efectivo. Cuantas más haya, más dinero tendrá el que las posea. Aunque estas pecas afean a quien las posee, otorgan riqueza desde su nacimiento. Tendrá buenos vestidos y comida durante toda su vida.^oCeremonia de matrimonio

Buen matrimonio

Una peca en el ala derecha o izquierda de la nariz, no importa si se trata de un hombre o una mujer, promete un buen matrimonio, que estará formado por dos personas bellas, respetadas y queridas. Siempre estarán juntos y felices, pero esa felicidad no la transmitirán a sus hijos.

Larga vida
Aquél que tiene la peca debajo y en medio del labio inferior, dice la tradición china, vivirá más años que Pang-Chen (un longevo taoísta que vivió 800 años). Su vida será larga como la de la tortuga y hará las cosas despacito, pero vivirá muchos años.^oConsigue lo que quiere

Siempre tiene lo que quiere

La peca situada en el centro de la cara entre la nariz y el labio superior procura al que la posee conseguir siempre lo que quiera, gracias a su extraordinaria fuerza de voluntad. Hará las cosas a su capricho y le saldrán siempre bien. Disfruta de la comida, de la bebida y del buen vivir. La gente le respeta y le trata bien y tiene muy buena relación con su pareja y sus hijos.

Dos dragones juegan con una perla


Una perla (la peca) colocada entre las cejas indica que se trata de alguien muy honorable y recto, que no engaña ni roba nunca. Siempre dice la verdad y sabe callar a tiempo. Si la gente no le gusta, no se pelea con ella. Tiene muy buena suerte, y puede mejorar la de los demás. Su carácter es jovial y expansivo.

Dos aves fénix saludando al sol

Una peca situada entre los ojos y debajo de las cejas señala una persona que tiene mucha suerte con el sexo opuesto. Es admirado por todo el mundo. Si se trata de un hombre tendrá dos mujeres en su vida. Será delicado, cuidadoso y amable. Si se trata de una mujer tendrá un amante que le gustará mucho.^oSiempre es primavera

Desde joven realiza sus ambiciones

Una peca en medio de la cara, en la frente y sobre las cejas, hace de quien la tenga una persona ambiciosa, tenaz y desde muy pequeño logrará todo lo que se proponga. Su voluntad es fuerte como el hierro y aunque sea pobre de nacimiento, prosperará. Su futuro es brillante, y si nace rico duplicará su riqueza.

Fuente: EFE