Se siente un poco nerviosa cuando él se conecta a Facebook. Lo saluda, y le cuenta hasta qué se comió, y él solo le dice un seco “hola”. Lo llama, le manda mensajes, y él es amable, pero… no le presta tanta atención. Ni cuando van a comer, ni cuando usted se le trata de acercar, hay algo que no cuadra. Sencillo: Usted a él no le gusta tanto.

¿Se ha visto la película del mismo título? La protagonista de la cita inicial ha sido criada con todo tipo de excusas ante la indiferencia masculina: Que se le olvidó su teléfono, que seguro está muy ocupado… y sufre toda la cinta por un tipo que está sufriendo por otra, y al final se queda con el que menos espera. Con el que le dijo lo mismo del párrafo anterior y la despertó a una realidad que aún las mujeres todavía no asimilamos.

Sí, la verdad duele. Pero ¿quiere andar detrás de alguien que solo le da cumplidos y la deja insatisfecha, o con alguien que de verdad se muera por usted? Aquí le damos algunos tips para descubrir que ese tipo por el que usted se muere, simplemente no la quiere.

1.        Él quiere, él puede.

Según la terapeuta de pareja Ingrid Gómez, un hombre, por biología, tiene la capacidad de conquista. “Cuando un hombre quiere, puede. El hombre hace de todo para alcanzar su objetivo. Si a usted la quiere conquistar, será claro.

2.        Las señales son claras. Claras como el agua.

Ingrid Gómez sostiene que el hombre escucha mucho a la mujer cuando esta le habla. Si eso no pasa, es porque no está interesado: “ La isopraxis es la tendencia a repetir el movimiento de la persona de interés. Cuando a nosotros nos interesa alguien, o cuando alguien nos llama la atención, inmediatamente nuestro cuerpo repite los movimientos del otro. Si el hombre está concentrado en el celular, no pone atención, o está en dirección opuesta, no le interesa”, afirma la experta.

3.        No lo busque, no lo llame. Que él lo haga.

 Si usted llama siete veces y él una, si llama solo los fines de semana, y tal y como los gatos, aparece solamente para dormir y comer, y usted tolera la situación, lamentamos decirle que está en el hoyo. Él la tiene que buscar (incluso luego de la primera cita), él la tiene que llamar. Que sea él quien proponga y la busque, y usted siga con su vida. Ese es el principio básico del libro de Sherry Argov, ‘¿Por qué los hombres aman a las cabronas?’. Basta de ser la buena.


4.        Las palabras bonitas se las lleva el viento.

Hay tipos que sencillamente son encantadores. Usted puede estar en la friendzone toda su vida, pero siempre van a decirle  lo bella que está, lo especial que es, y muchas caen en el error de reforzar esto y esforzarse más para que se los digan… hasta que los ven con otras. ¡Ojo! Del dicho al hecho hay mucho trecho, así que no les crea si le dicen que le dan las estrellas y se las empacan a otra.

5.        Los tiempos cambiaron para todos, menos para ellos.

A pesar de la quema de brasieres, de mujeres como Marissa Mayer rigiendo compañías como Yahoo, y a pesar de que han pasado cuarenta años… a los tipos les gusta seguir siendo conquistadores. Claro está, no es una regla estricta, pero en algunas cosas nada han cambiado los tiempos. “Si la mujer quiere seducir al hombre, debe llamar la atención. Pero el que se siente acorralado, ¡huye! Por eso son mejores las búsquedas casuales que las directas” sostiene Ingrid Gómez.

6.        Solo están saliendo, no se están casando.

 La invitaron a salir, ¡se prenden las alarmas! Ya se imagina la casa donde vivirán, el nombre del perro, los tres hijos. Nunca en la vida haga eso. Para los hombres, según Íngrid Gómez, los tres primeros meses de salidas son solo eso: citas. Ellos son prácticos, si hay sentimientos se espantan y van a sentir ansiedad. Así que hágalo igual: No se estrese, no se vuelva loca, y… déjelo fluir. Salga con otras personas, algo cuajará.

 7.        Su vida es más interesante que ese tipo. Que cualquier tipo.

 Haga algo enriquecedor. Aprenda francés. Viaje a Francia. Salga con amigas. Pruebe cosas nuevas, hay vida más allá de la gente. “Es cuestión de amor propio, de autoestima. Debes quererte primero a ti. Es un tema de merecimiento, porque si te aguantas, crees que no mereces nada mejor”, afirma Ingrid Gómez. Así que no sufra:  ya vendrán otros.

 Lea también

No siga perdiendo tiempo en la ‘friendzone

Test: ¿Es amor, o solo sexo?

MÁS MUJERES AQUÍ