Es un espacio de 42.000 metros cuadrados, en el que el 70% corresponde a zonas verdes, donde los visitantes se encuentran con juegos para niños con arenero, áreas de descanso y juegos de cuerdas con pisos de caucho.

El parque es atravesado por una cicloruta con tramos en pavimento flexible, adoquín y senderos elevados.

Roberto Pamela, periodista venezolano en su visita al parque dijo que es “una obra de alto impacto que está acorde a los estándares que busca Medellín, de posicionar esa ciudad moderna que ha ganado tantos premios internacionales” .

La asistencia masiva de personas al parque ha demostrado que es un espacio para todos, niños, jóvenes, adultos y abuelos; se dan cita para disfrutar en familia.

“Luego de verse ejecutada la obra, las personas van a visitar el parque por curiosidad, posterior a disfrutarla; vi mucha gente de todas las edades, personas con movilidad reducida que también estaban allí” dijo Pamela.

Lo que más le sorprendió es que la obra está al lado del río, porque “a pesar de estar contaminado, para nada se ve antiestético, creo que la obra en cuanto a la arquitectura y a la ambientación está muy bien concebida, porque para nada se siente desagradable que esté al lado del río. Es un paisaje medianamente playero, es como la sensación que te da” puntualizó el periodista.

También le puede interesar:

Cerca de 7.000 huecos tienen los días contados en Medellín

Disminuyeron loshomicidios en Medellín durante el mes de agosto

Habitantes de calle se trasladan a barrios de la ciudad de Medellín

Más noticias de Medellín aquí

PUB/AA