En este momento en Medellín las personas que deciden usar una bicicleta eléctrica como medio de transporte lo hacen por un tema cultural, pocos por necesidad; a diferencia que en Bogotá, la gente si se monta en una bicicleta eléctrica o convencional por necesidad porque ya la ciudad no da abasto con el tráfico; en Medellín todavía los índices de ocupación de las vías son muy bajos” afirmó Juan Felipe Ocampo, gerente comercial de Andantte.

El fenómeno que se percibe en la capital antioqueña está más concentrado al sur de la ciudad, según Ocampo, las personas que adquieren una bicicleta eléctrica, lo hacen porque lo quieren hacer, “porque tienen un chip cultural distinto al común”.

Quienes prefieren una bicicleta eléctrica “las personas que están comprando bicicletas eléctricas en Medellín no son ciclistas, no son deportistas de alto rendimiento, son personas del común que quieren usar la bicicleta como medio de transporte complementario a su medio de transporte actual, que generalmente es un carro o una moto” afirmó el gerente.

Particularmente estas personas se caracterizan porque tienen una preocupación por el medio ambiente y buscan sentirse diferentes dentro de las vías.

“Hay dos tipos de perfiles para comprar una bicicleta eléctrica, los que lo hacen por necesidad que buscan que sea lo más similar a una moto, que tenga acelerador, eso para que no suden, para que no se cansen, para evitar el tráfico y para que los tiempos de viaje se disminuyan; y los que la quieren para complementar su medio de transporte que buscan una bicicleta más tradicional pero con asistencia eléctrica, sin acelerador” explicó Ocampo.

La asistencia eléctrica en una bicicleta significa que la persona debe pedalear para que el sistema eléctrico se active y pueda funcionar. El costo de una bicicleta eléctrica puede estar entre 1 millón 200 mil pesos y los 22 millones.

“El crecimiento de las bicicletas eléctricas en el país está alrededor del 55% anual y en la nuestra está en 63% anual, por lo que se valida el global en Colombia” reveló Ocampo.

Hoy en día las personas que quieren complementar su movilidad con una bicicleta pertenecen a clase media alta y alta.

Por su parte Juan Carlos Restrepo, director de Movi Fest dice que en Medellín el uso de la bicicleta “todos los días va siendo una necesidad, como es ya el tema claro en el mundo, uno encuentra que en Europa los trenes y todos los medios de transporte tienen donde llevar las bicicletas; igual en el Metro de Medellín ya está empezando a generarse esa cultura, por lo tanto uno pensaría que en Medellín es muy difícil la bicicleta eléctrica por las lomas, pero no, ya hay diseños suficientes donde hay unas bicicletas con una capacidad de operación bastante altas”.

Restrepo dice que ya no solo se trata del medio ambiente, sino que el desplazamiento diario se va haciendo cada día más difícil en un vehículo o en una moto, “la bicicleta no muy tarde estará imponiéndose en las ciudades, puesto que es un medio de transporte supremamente versátil” puntualizó el director.

Durante 11 días esta y otras opciones de movilidad serán protagonistas durante Movi Fest, un evento especializado en el cómo se mueven las personas en el mundo.

Más noticias de Medellín aquí

PUB/AA