Las tres centrales sindicales colombianas: CUT, CGT y CTC; convocaron a decenas de estudiantes, miembros de las centrales obreras y trabajadores para unificar su posición frente al plebiscito.

El evento se realizó en Plaza Mayor, en el corazón de la ciudad, encuentro en el que participaron representantes de sindicatos internaciones como de las confederaciones sindicales UGT y Comisiones Obreras, de España; de la CGT de Francia, la CUT de Brasil; la CGT de Argentina; la PIT-CNT de Uruguay, entre otras.

El expresidente inició su discurso agradeciendo la invitación y dijo “no hay hombres fenomenales, hay causas fenomenales; a nosotros nos toca vivir una época en la que hay mucho medio material, mucha riqueza, mucha tecnología, pero hay poca credibilidad, poca cosa en qué creer”.

Dijo que tenía que venir porque “la causa de la paz solo puede equipararse en la causa del amor, las dos cosas fundamentales arriba de la guerra: seguridad, conciencia de que nuestra vida se apaga por el fuego de la ideología junto al fuego de las balas y por el fuego del asesinato”.

Al auditorio lo ovacionaba con cada palabra, pero de manera enfática les pidió a los asistentes no olvidar que “no hay fortuna mayor para cada uno de nosotros que el milagro de estar vivos, el tiempo y la vida no se compran”.

Hay que luchar por la paz y por el amor, porque hay que luchar por un tiempo de felicidad y no que la vida sea una carga, una desgracia; por eso el ser humano no ha podido deshacerse de la guerra, todavía vive en la prehistoria y saldremos de la prehistoria cuando el recurso de la guerra no lo usemos más” expresó el expresidente.

Dijo que no se trataba solo de la paz de Colombia e hizo referencia a la necesidad que existe en continentes como Asia y África; “es la paz en el mundo, es el grito desesperado de sí a la vida, no a la muerte provocada por el hombre”.

Yo vengo de la guerra, conozco la soledad de los calabozos, conozco los años de clandestinidad, mi cuerpo es un mapa de costuras, estoy vivo de milagro; me costó mucho aprender porque pertenezco a generaciones que soñaron con cambiar el mundo” expresó emocionado Mujica.

Insistió en que la tolerancia se había perdido desde hace 50 años con el asesinato de Gaitán y dijo que eso significó “un tajo de dolor para la historia de Colombia, que no ha podido recobrar la tolerancia”.

Es imposible que todos los hombres y las mujeres pensemos lo mismo, la naturaleza nos hace semejantes, pero distintos; siempre habrán diferencias, pero hay que aprender a caminar con la diferencia, hay que aprender a respetar lo esencial: la vida y la libertad; aprender a convivir con diferencias y no pretender aplastar al que discrepa, no sembrar odio, no sembrar venganza al que piensa diferente” dijo el expresidente.

Enfático dijo que ha venido por el pueblo de Colombia, por los que están por el ‘Sí’, pero también por los que están por el ‘No’, porque son un solo país.

“Porque a pesar de los miedos, de la incertidumbre, de la inevitable sed de justica que produce el dolor de aquellos que han perdido vidas, inevitablemente todo eso está presente en el pueblo de Colombia y está presente el miedo, por lo que pasó con el M19”.

Dijo que firmar la paz es la ganancia del derecho a construir la paz y eso es la gran proeza del pueblo de Colombia.

“Este es el momento de luchar por arrancar el camino de la paz, no es que vaya a tocar el cielo con las manos, ni que todos los problemas están resueltos, no; hay que seguir luchado y luchando por acumular civilización” expresó.

Para Ana María Vélez, docente y egresada de la Universidad de Antioquia y una de las cientos de asistentes, el mensaje del expresidente es importante porque “para nosotros los jóvenes queda un futuro que tenemos que construir todos y creo que es una invitación que él nos hace, que nos hace la experiencia a seguir trabajando juntos y sobre todo a amar a los que son diferentes”.

La reflexión es que “aunque otras personas estén con el no, es el amor el que convence”, uno de los tantos mensajes que más recuerda es “que lo que ganamos lo hacemos por nuestro tiempo de trabajo y como no podemos perderlo, hay que luchar por la verdadera riqueza que no es el dinero, sino nuestras riquezas naturales, las personas que queremos y nuestro tiempo”.

También le puede interesar:

Video sismos Medellín septiembre 2016

Turibús: rutas en Medellín y Envigado

Entrenador capturado por violación en   Medellín

Más noticias de Medellín aquí

PUB/AA