Y es que no detenerse al pasar cerca de ‘La Andariega’ es imposible, el olor característico de los pasteles recién horneados, cautiva; las materas con flores frescas delicadamente ubicadas en las paredes, atrae; y su pequeña biblioteca, es como imán para los amantes de un buen café y de la literatura.

Su propietaria Nohora Helena Correa, es la encargada de deleitar a los transeúntes con las recetas que cuidadosamente ha diseñado para crearle un sello característico a La Andariega.

Hace tres años nació la pastelería ambulante en búsqueda de crear un concepto innovador que siguiera las nuevas tendencias mundiales y que a su vez se conviertiera en un referente cultural.

“La idea de nosotros fue empezar aquí al estilo colombiano, el carrito está muy relacionado con la parte cafetera, tratamos de llevar esa idea y de no salirnos de las costumbres antioqueñas”, reveló Correa.

El nombre de ‘La Andariega’ es “porque somos andariegos, porque estamos con el carrito por todas partes; y andariegos es el nombre que se le da a los recolectores de café; entonces, de alguna manera seguimos conectados con esa parte cultural”, reveló la propietaria.

La frescura de los pasteles, lo crocante del hojaldre y sobre todo el sabor, son la clave del éxito de la pastelería.

“Uno de los principios que tenemos es el producto fresco, por eso el carrito tiene instalado el horno; entonces, en la medida en que vamos vendiendo se va produciendo, por lo que le garantizamos a las personas que siempre el producto va a estar muy fresco”, destacó Correa.

Las recetas son creadas cuidadosamente, desde hace varios años que “habían pasado la prueba el pandebono y las almojábanas”, gracias a la experiencia que cultivó Correa en un restaurante que tuvo durante muchos años en Bogotá.

Aunque la pastelería es artesanal y tiene su toque casero, cuenta Correa que sí ha tratado de salirse de los sabores normales para darles un toque gourmet.

“La Andariega tiene un pastel que es de fríjoles y chicharrón, que digo es una casuelita en traje de etiqueta; además, el pandebono, el pastel de pollo y el de tomates secos han sido los que más han gustado”, agregó la propietaria.

Pero para quienes el paladar les pide sabores dulces también hay, “nuestros más pedidos son el pastel de chocolate con almendras, el de frutos rojos, el de uchuva con crema; han sido pastelitos que han salido del tradicional de arequipe y guayaba, que también los manejamos”.

La literatura y el pacer de los pasteles

Uno de los principales atractivos de La Andariega es la biblioteca que hace parte de su ser, sobre un costado del carrito se encuentran diferentes títulos de novelas de todos los géneros, cuentos cortos, revistas de antaño y periódicos.

La propietaria denomina ese rincón como ‘el libro andariego’, “lo que buscamos es fomentar la lectura, es un concepto muy interesante porque permite que las personas puedan tener un ratico de esparcimiento mientras se toman un cafecito y disfrutan de un pastelito”.

En general son libros cortos, de rápida lectura, hay ediciones de las revistas Selecciones de hace más de 20 años que atraen a muchos de los lectores.

“También tenemos libros de caricaturas, periódicos de barrio, los periódicos de ciudad, entre otros. Hacemos intercambio con las personas, no falta el cliente que dice me llevo este libro y le dejo este otro o simplemente nos regalan nuevos”, dijo Correa.

Aclaró que “‘el libro andariego’ no es un negocio, es un placer que queremos brindarle al cliente y es un plus que tiene La Andariega”.

También le puede interesar:

Planes agendarse y seguir celebrando en Medellín

Perdió la vida en el carro que se acababa de robar en Medellín

Desmantelada banda de fleteros que operaba en  Medellín

Más noticias de Medellín aquí

PUB/AA