De acuerdo con lo pactado por el Gobierno nacional, desde hoy los trabajadores del servicio doméstico deberán ser afiliados, por sus empleadores a las cajas de compensación.

También podrán acceder a todos los beneficios y derechos que reconoce el Sistema de Subsidio Familiar, siempre y cuando cumpla con los distintos requisitos exigidos, entre ellos, laborar al menos 96 horas de trabajo al mes. Así lo determina el Decreto firmado por el Ministro del Trabajo.

Los empleadores pagarán los aportes al Sistema de Compensación Familiar con base en el salario devengado por el trabajador, el cual no podrá ser inferior a un salario mínimo legal mensual vigente y el pago se hará a través de la planilla integrada de liquidación de aportes.

En el caso de trabajadores del servicio doméstico que laboren para un empleador por períodos inferiores a un mes, los empleadores realizarán el pago de los aportes al Sistema de Compensación Familiar conforme a las reglas generales. En el caso de establecerse el mecanismo de cotización por semanas, se aplicará para este tipo de trabajadores las disposiciones que en él se contengan.

“Todos los trabajadores domésticos podrán disfrutar de condiciones de trabajo decente y de empleo equitativo, asegurando que dichos trabajadores disfruten de condiciones no menos favorables que las condiciones aplicables a los trabajadores en general con respecto a la protección de la seguridad social, incluyendo lo relativo a la maternidad”, explicó el ministro Pardo.

Asimismo, el Gobierno Nacional promoverá y asegurará la afiliación de los trabajadores del servicio doméstico a la Caja de Compensación que el trabajador seleccione y que opere en el departamento dentro del cual se presten los servicios.

PUBLIMETRO