Desde que el alcalde Gustavo Petro anunció que la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá será la encargada del servicio de aseo y recolección, las críticas sobre una crisis sanitaria no han cesado, menos la calificación a las decisiones del Distrito, que han sido tildadas como improvisadas.


Petro aseguró que la ciudad ya está enfrentando una emergencia frente al tema de basuras. “Se adjudicaron contratos a dedo para mantener a los operadores privados y ahí sí no había crítica, pese a que ha habido un empeoramiento del servicio”, aseguró el burgomaestre en entrevista con El Tiempo.


Petro agregó que podrán subcontratar al servicio de las empresas privadas –ya que “los camiones han sido pagados por los usuarios con las tarifas”, a pesar de que el gerente del Acueducto, Diego Bravo, aseguró que el 90% de la flota está deteriorada–, a la par de que llegan los 400 camiones nuevos de recolección de basura y se incorpora la labor de la población de recicladores, que por sentencia de la Corte deben ser incluidos dentro del servicio. “Tenemos un modelo de operación pública (que  potenciará a la vez el reciclaje), que cumple con la sentencia de la Corte y que no excluye al privado”, aseguró el alcalde.


Al respecto, el exalcalde Jaime Castro ha insistido en que la ciudad ya vivió una experiencia en la que el Distrito se encargó del servicio de aseo a través de la empresa oficial EDIS y que fue un “fracaso total”. Con esta empresa “se produjo varias emergencias sanitarias y fue una de las causantes de la quiebra del Distrito. Petro va a repetir esa experiencia con otro nombre”, aseguró el exalcalde a PUBLIMETRO.


Castro dijo que el alcalde Petro puede sufrir un “reversazo, al anunciar que va a subcontratar. Entonces no habría ningún cambio. Todo es producto de la improvisación”, agregó.


Con respecto a los recicladores, Castro indicó que ellos recogen alrededor del 15% del total de basuras de la ciudad y que ellos, “con mucha seriedad”, insistieron al alcalde en que “no tienen la plata para los carros ni son una empresa que pueda cumplir con la tarea de recolectar el 100% de las basuras en la ciudad”.


“Alguna fórmula tiene que adoptar el alcalde: o vuelve a contratar a los mismos o a otros terceros, o presta directamente el servicio. Podría decir que para evitar una emergencia sanitaria hacen una declaratoria de urgencia”, concluyó Castro.

Publimetro