Ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en La Haya, Holanda, el Gobierno de Nicaragua inició ayer sus alegatos contra la soberanía que ejerce Colombia sobre el archipiélago de San Andrés, en el mar Caribe, desde hace más de 80 años, considerado por el país centroamericano como una “apropiación ilegal” del territorio.


Nicaragua, como país demandante, fue el primero en defender sus argumentos para discernir la soberanía de unos 50 mil kilómetros cuadrados en el mar Caribe, incluida la isla actualmente colombiana.


El embajador de Nicaragua en Holanda, Carlos José Argüello Gómez, explicó a los jueces que la soberanía de esos territorios marítimos quedó bajo control de Colombia por el Tratado Bárcenas-Esguerra firmado en 1928 y ratificado en 1930, un periodo en el que Nicaragua estaba bajo la ocupación militar de Estados Unidos.


“Se trataba de una ocupación política y militar”, afirmó Argüello Gómez, tras calificar de “apropiación ilegal” la soberanía que sobre el archipiélago ejerce Colombia desde entonces.


Según la agenda del tribunal, el representante de Nicaragua continuará con su exposición hoy y el de Colombia hará lo mismo mañana y el jueves, mientras que la segunda ronda de las audiencias se celebrarán el 1 de mayo y el 4 de mayo de igual manera.


Los habitantes de la isla no han sido ajenos a los alegatos y ayer, una vez iniciada la audiencia, protagonizaron una marcha para reclamar la atención del Gobierno colombiano.


Algunos pobladores aseguraron que se sienten desprotegidos y pidieron ser incluidos dentro de los diálogos bilaterales.


Durante la manifestación pidieron conocer en detalle los avances y las conclusiones de las audiencias desarrolladas en Holanda.


En 2007, y como respuesta a objeciones preliminares planteadas por Colombia en la disputa, la CIJ reconoció la soberanía colombiana sobre las islas San Andrés, Providencia y Santa Catalina, a la vez que se declaró competente para dirimir en el conflicto sobre la frontera marítima entre los dos países, excluyendo la jurisdicción de esas islas.

Efe