La iniciativa, propuesta por el senador del Partido de La U Juan Lozano, fue aprobada en la Plenaria del Senado y solo le hace falta la firma del presidente Juan Manuel Santos para convertirse en ley.


El proyecto busca principalmente la exoneración del pago de impuestos para vehículos particulares, por dos años, con el objetivo de que el propietario que desee chatarrizar su carro lo haga sin tener que pagar los gastos extra.


Además de evitar las deudas por impuestos, a partir de la entrada en vigencia de la ley, el proyecto también permite que a los dueños no se les exija la revisión técnico-mecánica ni el SOAT.


La desintegración de los vehículos se hará para automóviles anteriores al año 2000 y serán las empresas de chatarrización las que se encarguen de expedir el certificado para el proceso de eliminación completa del carro.


Por otro lado, además de aliviar cargas tributarias al usuario, contribuye a la disminución de la contaminación que proviene de los carros que ya no sirven o que no están aptos para circular y que producen daños en el medio ambiente.


“Se busca en la chatarrización una fuente de reciclaje, manejada de manera adecuada, que prevenga la mala cultura de los mercados negros de chatarra. Igualmente, apela por un modelo adecuado de diseño de procesos de chatarrización, con empresas que cumplan con procedimientos correctos y propendan por el manejo adecuado de los residuos de los vehículos y su disposición final”, concluyó el senador Juan Lozano.