El té es una bebida utilizada habitualmente por la medicina natural de las civilizaciones orientales para aprovechar sus propiedades terapéuticas, a lo largo de los años se han realizado estudios sobre sus ventajas, y todos coinciden en que mejora las condiciones de salud de las personas en varios aspectos.

Gracias a los múltiples beneficios del Té como diurético muchas personas lo toman para la prevención del envejecimiento, favorecer la reducción del colesterol, mejorar las defensas y hasta para combatir la anemia por su contenido de hierro y aporta cero calorías.

Pero hay algo que no es tan común y son los beneficios específicos de cada tipo de té, acá se los contamos:

Té rojo

Su color proviene del doble proceso de oxidación que sufre, su contenido de teína lo convierte en un gran estimulante, por ello debe ser consumido con moderación en el caso de personas nerviosas, además de aportar los mismos beneficios que los otros tipos de té, el rojo por ser rico en quercertina está asociado al humor, por lo que en Oriente es recomendado para la depresión, la melancolía y el mal humor. Adicionalmente facilita la digestión, ayuda a desintoxicar el organismo.

Té negro

Disminuye la absorción de triglicéridos y colesterol ayudando a reducir la posibilidad de sufrir enfermedades cardiovasculares, además su contenido de taninos favorece en problemas estomacales como la diarrea y los cólicos.

Té blanco

Maravilloso antioxidante, por contener tres veces más polifenoles que el resto, ha comenzado a ser muy asociado con la prevención del envejecimiento, disminuyendo la actividad de las enzimas que disminuyen la producción de elastina y colágeno en nuestra piel, además de beneficiar a los pacientes de artritis reumatoide reduciendo la inflamación en pacientes con esta condición. Es el que menos cafeína contiene por ellos sus efectos contraindicantes son pocos.

Té verde

Es particularmente rico en flavonoides, antioxidantes que participan en la protección del organismo. Como el té verde está menos procesado que el té negro y no está fermentado contiene más cantidad de antioxidantes.

Té azul

Un estudio demostró que los antioxidantes de esta variante del té reducen el nivel de colesterol malo. Sus beneficios son similares a los del té negro y el té verde; pero también es excelente para aumentar el metabolismo basal y tratar ciertos tipos de diabetes.

Lea también

Restaurante Hippie de cocina pura

Recetas de cocteles