Dolor e incomodidad son dos razones por las que muchas mujeres dejan de usar sostén, pero existe la teoría que sostiene que el brasier es un elemento de opresión.

Lo cierto es que son pocas las mujeres que se atreven a salir de su casa sin usar el sostén, por comodidad o posición ideológica. Hay momentos y teorías que no ven como algo positivo el uso del sostén.

La ciencia se interesó en el tema y el investigador Jean-Denis Rouillon, profesor de la Universidad de Franche-Comté, en Francia, realizó una investigación que duró 15 años y contó con la participación de 330 mujeres de 18 a 35 años.

El estudio demostró que el uso del sujetador en edades tempranas no ayudó a sostener los senos, reducir el dolor de espalda o prevenir la flacidez de las mamas.

Según el portal iMujer, “En el estudio, las mujeres que dejaron de usar sostenes (por su propia elección, no como requisito para el estudio), obtuvieron 7 milímetros de elevación en sus pezones cuando se los compara a las usuarias regulares de sujetador”.

Los investigadores piden precaución a la hora de sacar conclusiones luego de ver los resultados de la investigación, pues el grupo de mujeres, tal vez, no sean un grupo representativo de la población total o global.
 

MÁS DE VIDA CON ESTILO AQUÍ