Georg Steinhauser, un químico atómico de la universidad tecnológica de Viena, decidió acabar con los mitos alrededor de por qué razón a las personas les salen motas del ombligo.

Así que luego de estudiar 503 muestras de pelusa de su propio ombligo, llegó a la conclusión de que el propio vello del abdomen en fricción con las hebras de las camisetas se producía una pequeña abrasión que hacía que pequeñas partes de la ropa se quedaran almacenadas en este lugar del cuerpo.

Según el estudio publicado en el sitio web xataka, “al afeitar su propio ombligo, este investigador se dio cuenta de que ya no se producía pelusa en el ombligo lo cual le llevó a investigar más a fondo y gracias a un análisis químico de la pelusa descubrir que su composición era mayormente celulosa del algodón, algo de sulfuro y nitrógeno, componentes comunes en el sudor y las células de la piel”.

Así que Georg estudió el peso de las pelusas y apuntó las condiciones de cada camiseta que llevaba cada día. Esto le llevó a la conclusión de que las más nuevas producían más cantidad.

Lea también

Razón por la que no debe lavar el pollo

Como usar de forma correcta el exprimidor de limones