Hace seis años Ardi Rizal, un niño de Indonesia, se hizo famoso gracias a unas imágenes en las que aparecía fumando. La sorpresa y la indignación crecieron, cuando el mundo conoció que fumaba cerca de cuarenta cigarrillos al día.

Pero eso no terminó allí, ya que además de esta adicción, el pequeño sufría de desordenes alimenticios que lo llevaron al sobrepeso. Debido a eso, Ardi tuvo que someterse a varios tratamientos médicos con el fin de superar sus problemas de salud.

De acuerdo con información entregada por varios medios de comunicación, acabar con la adicción al cigarrillo de Ardi no fue tarea fácil. El niño se enfadaba si no le daban cigarros, y a veces su molestia era tan grande, que sus padres preferían dejarlo fumar.

Por fortuna, el niño, quien ahora es un joven, pudo cambiar sus hábitos y comenzar una nueva vida, alejado del cigarrillo y la mala alimentación.

MÁS NOTICIAS DE ESTILO DE VIDA AQUÍ