Según un quiropráctico japonés, la postura de los villanos y la suya propia determinan todas las batallas que el saiyajin ha enfrentado.