La euforia por el juego móvil Pokémon Go ha llegado a muchos rincones del planeta. En casi todo el mundo las personas se encuentran inundando las calles para atrapar pokémon.

Este juego ha llegado a ayudar a chicos y adultos, especialmente a personas con depresión y ansiedad. Al menos eso es lo que cuentan cientos de usuarios en redes sociales. 

Sin embargo, el salir a menudo y caminar por las calles de las grandes ciudades del mundo, desgraciadamente, puede llegar a ser peligroso. 

Desde luego, eso tiene que ver más con la inseguridad a nivel mundial que con cualquier juego, pero esta vez les tocó a unos jugadores del famosísimo Pokémon Go. 

Esto ocurrió en Las Vegas, Nevada. Un grupo de seis jóvenes se encontraban en Las Vegas Park jugando con la aplicación alrededor de las 4 am, hora local. 

Fue entonces cuando dos hombres armados -uno de ellos menor de edad-, bajaron de un vehículo e intentaron asaltar al grupo de maestros pokémon. 

La sorpresa para los delincuentes fue que uno de los jugadores también estaba armado -según las autoridades, este tenía todos los permisos pertinentes para portar armas-.

En ese momento, las balas comenzaron a ser intercambiadas entre los dos grupos.

Pokémon

Foto:

Un asaltante y un jugador resultaron heridos y se encuentran hospitalizados, aunque afortunadamente sus heridas no son graves. 

Aún no se sabe si los ladrones atrajeron a los usuarios de alguna manera mediante el juego o simplemente los vieron reunidos y decidieron acercarse. 

La policía también comentó que se presentarán cargos contra los delincuentes y contra el jugador armado, a pesar de que tuviera permiso para portar armas de fuego. 

Para evitar eventos como este, departamentos de policía de diversos países del mundo como México, España, Japón y Estados Unidos han liberado manuales para jugar Pokémon Go con seguridad. 

Sin embargo, ello no ha evitado que accidentes y desgracias sigan pasando. Siempre hay que recordar que la seguridad está primero y que es mejor evitar las calles durante la madrugada. 

¡Atrápenlos todos con cuidado!