Su nombre es Knotty Nichole y vive en Houston, Texas, Estados Unidos. En su cuenta de Instagram se define como una "gamer ávida" y "geek tejedora". Desde luego, es fan de Pokémon. 

Esto la llevó a iniciar un proyecto al que llama #CrochetGo y consiste en tejer pequeños y adorables (quizá más lindos que los reales) pokémon y dejarlos por todo Texas. 

Claro, cada uno en una poképarada. Esto para que los maestros pokémon los puedan encontrar y adoptar. 

Dicho proyecto no tiene un fin específico, o al menos Knotty Nichole no ha revelado ninguno hasta el momento, pero definitivamente está haciendo felices a muchos jugadores de Pokémon Go. 

Instagram

Foto:

Otra agradable historia de Pokémon Go

A poco más de un mes de conocer Pokémon Go, hemos leído historias fuertes que relatan asaltos, accidentes o hallazgos tenebrosos. 

Pero también hay bastantes que nos hablan sobre el lado bueno y ejemplifican como el juego de realidad aumentada está uniendo a la comunidad. 

Un ejemplo de esta unión es lo sucedido en Tempe, Arizona. Un joven de 15 años llamado Ty que es fanático del juego y además sufre autismo, se encontraba en la calle buscando pokémon, como tantos otros en la actualidad. 

Fue entonces que un grupo de jóvenes se acercaron a él con la intención de acosarlo y molestarlo, e incluso le derramaran salsa encima. Desde luego, Ty volvió a su casa aterrorizado. 

El incidente fue publicado en un grupo de Facebook de Pokémon Go por su hermana, quien lo comentó a manera de queja. 

Dicho mensaje tuvo una respuesta que ella no podría haber imaginado: decenas de jugadores mostraron su apoyo en los comentarios, pero muchos fueron más allá.

Un grupo de, hasta ese momento, desconocidos, se ofrecieron a salir a la calle con el hermano de la joven para atrapar a todos los pokémon que aparecieran en su camino y protegerlo de aquellos que se burlaron de él. 

Todos cumplieron su promesa e, incluso, le llevaron regalos al adolescente. La familia de Ty se mostró agradecida, pues según dijo la madre al portal "ABC15", de no ser por estas personas su hijo seguiría escondido en su casa lleno de temor.