Un metalero noruego pidió que no votaran por él para un cargo público en su pequeña ciudad. Posó con su gato y obtuvo todo lo contrario.