Una aplicación colombiana busca revolucionar las compras en línea en Colombia y México con un servicio que reduce los tiempos de entrega a domicilio, cumple los deseos o antojos más descabellados de sus clientes y hasta lleva dinero a casa como si de un cajero electrónico se tratase.

Rappi, identificada con un mostacho naranja que recuerda a los antiguos tenderos de barrio, ha logrado en sus doce meses de funcionamiento abrir operaciones en Bogotá y Barranquilla, así como en Ciudad de México, su primer destino internacional.

"Rappi es prácticamente un centro comercial, donde un usuario puede encontrar absolutamente todo lo que se imagine al alcance de la mano", dijo a Efe la directora de Estrategia Digital y Comunicaciones de esta empresa, Isabella Zuluaga.

La compañía, que hizo parte del proceso de aceleración de la estadounidense Y Combinator, completa en Colombia las 500.000 descargas, mientras en México suma unas 150.000.

En pedidos mensuales ya alcanzan los 250.000 en Colombia y en México tienen "más o menos unos 70.000", afirmó Zuluaga, quien señaló que en noviembre próximo esperan estar vendiendo "un poco más de diez millones de dólares al mes en ambos mercados".

Con un ejército de "rapitenderos" distribuidos por las distintas ciudades, Rappi ofrece servicios de compras en supermercado, restaurantes y farmacia para entregas a domicilio.

Además cuenta con la alternativa de "Rapicash" para quien necesite dinero en efectivo pero no tenga cerca o no disponga del tiempo para ir hasta un cajero electrónico.

"Prácticamente es como tener un cajero en tus manos", explicó Zuluaga, quien señaló que el "rapitendero" lleva el dinero "en diez o quince minutos" y lo carga a la tarjeta de crédito como una compra tradicional.

Y para los usuarios más creativos, Rappi ofrece "Antojos y Favores", con servicios que van desde la compra en establecimientos que no disponen de domicilios en la ciudad e incluso el pago de facturas o la posibilidad de contar con un paseador de mascotas.

"Antojos es cualquier cosa que no se encuentre en la aplicación que se pueda pedir por Rappi", aseguró Zuluaga, quien detalló que "ligado" a este servicio están los "Rapifavores".

Entre los "Rapifavores", la ejecutiva mencionó la recogida de llaves olvidadas en la casa u oficina, la compra de ropa e incluso el caso de cuatro chicos que pidieron un "Rapitendero" para completar los participantes para una partida en su videojuego.

Los números de la empresa hablan de su rápido crecimiento, pues pasó en menos de un año de un equipo de cuatro personas a más de 300 trabajando en Colombia y México.

Además, cuentan con 2.500 "rapitenderos" registrados en Colombia y unos 400 en México, quienes ganan el importe cobrado por los domicilios.