Eso no solo afecta directamente a la persona que usa el maquillaje, sino a todos los que entran en contacto con el mismo.

El maquillaje puede infectarse con bacterias después de solo el primer uso. A medida que transcurre el tiempo, la acumulación bacteriana puede provocar daños en la piel, en los ojos, en los párpados y en la salud general de la persona.

“Cuando el maquillaje se vuelve viejo, empieza a descomponerse y eso puede provocar problemas que van desde inflamación a sarpullidos, ampollas, infecciones en los ojos y conjuntivitis”, asegura Mary Duh dermatóloga de Mayo Clinic (organización dedicada a la investigación y educación médicas).

Incluso en casos raros y según la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, los productos cosméticos para los ojos han ocasionado ceguera temporal o permanente en las mujeres.

Es por eso que la experta ofrece las siguientes reglas para el uso de cosméticos:

1.Observe su maquillaje viejo en busca de cambios químicos, tales como: olor rancio, cambios en el color,  en la textura o consistencia, o que el maquillaje se endurezca o tenga grumos. 

2.Proteja la piel del sol: las bases de maquillaje, en su mayoría, ofrecen algún nivel de protección solar; sin embargo, el maquillaje vencido no protege contra el sol con la misma eficacia, lo que puede provocar quemaduras de piel doloras y peligrosas.

3.Nunca comparta los cosméticos: la contaminación cruzada ocurre cuando dos o más personas usan los mismos aplicadores y maquillaje. El principal peligro de compartir el maquillaje es transmitir una infección o un virus.

Ponga la fecha en el maquillaje apenas lo compre: escriba en la envoltura la fecha y el año con marcador permanente; si no tiene seguridad de cuándo desechar el maquillaje, una buena regla general es cada seis meses.

4.Lave sus manos y las brochas y aplicadores de los cosméticos antes de usarlos en los ojos: la presencia de bacterias en las manos y los cepillos aumenta la probabilidad de una infección en ellos  o de una reacción alérgica.  

Al aplicar o retirar productos cosméticos de los ojos, tenga cuidado de no raspar el globo ocular ni otras zonas sensitivas del ojo. Los raspones pueden provocar infecciones y complicaciones con la vista.

5.No guarde los cosméticos a temperaturas superiores a 29,4 grados Celsius (85 grados Fahrenheit): por ejemplo, los cosméticos dejados en un vehículo al calor de la intemperie durante períodos prolongados tienen más riesgo de exposición a conservantes por el debilitamiento del maquillaje.   

Lea también

Así se ve el rostro de la "Barbie humana" sin maquillaje

Estas famosas lucen igual con y sin maquillaje