Consejo del experto

"El pelo debe ser visto como un accesorio de la mujer con el cual se puede jugar, experimentar y disfrutar como complemento de la personalidad y estilo de vida" Andrés Páez, experto capilar de Igora .

Si usted está pensando en un cambio de imagen, seguramente lo primero que se le viene a la cabeza es un nuevo corte y color de cabello, para lucir renovada y por supuesto más bella.

Lo primero que usted debe hacer es conocer la tonalidad de su piel, existen pieles cálidas o frías. Un truco fácil para saber cuál es la suya, es buscando una joya dorada y otra plateada para colocarlas sobre su piel; dependiendo de cuál resalte más encontrará el tono: si resalta más la dorada su tono de piel es cálido, por el contrario si resalta más la plateada es frío.

Sin embargo puede suceder algo poco habitual, en caso de no apreciar ningún tipo de diferencia con ese truco, significará que su tono de piel es neutro.

Pieles Cálidas

Piel morena clara y/o trigueña: ideal resaltar adecuadamente este tono de piel con colores como el rubio, acompañado de visos dorados o cenizos, el moca claro y los marrones con destellos miel se ajustan perfectamente a las pieles morenas.

Piel Canela: para este tipo de piel el color chocolate es perfecto si se acompaña con destellos dorados, o mejor aún, un rubio luminoso que le aporte elegancia y glamour al look.

Pieles Frías

Piel blanca rosada y/o traslucida: esta piel tiene la ventaja de irradiar con cualquier tono de cabello deseado gracias a su neutralidad, pueden combinar muy bien su estilo de cabello con colores cobrizos, rojos, cenizos, dorados y por supuesto, rubios en todas sus tonalidades.

Piel oriental (amarilla): para lograr un contraste adecuado con este tipo de piel, es ideal que las mujeres brinden un efecto de mucha luz en su cabello, a través de tonos como el rubio o el cobre, aportando vida al rostro sin opacarlo.

Luego de conocer este aspecto, puede escoger el tono que más le convenga. Según Andrés Páez, experto capilar, al seguir las tendencias en coloración a la hora de seleccionar el tono es muy importante también pensar en el cuidado y protección del cabello, por eso una de las recomendaciones es usar tinturas que tengan proteína y serina por ejemplo, ingredientes que garantizan un cuidado profundo de la fibra capilar.

Ahora, luego de conocer el color de la piel que combina con los diferentes tonos, es hora de identificar la forma del rostro para encontrar el corte y look perfecto de cada mujer, para ello, el experto aconseja: 

Rostro Ovalado: a este tipo de rostro todos los cortes les sienta perfectamente, pueden arriesgarse a ser osadas y experimentar mucho más allá con su pelo, con cortes devastados, que lleven muchas capas y con una altura hasta un poco más debajo de los hombros.

Rostro Cuadrado: son los rostros más exóticos y provocativos. Los cortes que mejor se ajustan, son aquellos que dejen ver mucho más sus facciones atreviéndose a usar un look poco convencional, el corte de pelo bob en su versión de capas cortas, algo despeinadas y a la altura de la barbilla.

Rostro Redondo: en este caso lo ideal es dar profundidad al rostro con colores oscuros sobre los laterales de la cabeza y aportar mucha luminosidad en la parte superior, acompañado de un estilo de corte con muchas capas para generar movimiento en el cabello y estilizar aún más el rostro. El corte asimétrico, irregular y que mezcle cabellos de distintas longitudes sienta muy bien, una profunda raya al costado y flequillo barrido hacia un lado es perfecto para crear la sensación de rostro más delgado y alargado.

Rostro Triangular: diferentes estilos de capul, flequillos o mechones que suavicen la frente o zona superior del rostro, suavizan los rasgos fuertes y aportan armonía al mentón, de manera que al dejar el cabello suelto y con muchas ondas tipo ‘undone’ la naturalidad hable por si sola.

Lea también

Aprende a combinar tus zapatos según tu tipo de cuerpo y outfit

¿Kylie Jenner le copia el look de ‘La Sirenita’ de Disney?

Como escoger las gafas por el tipo de rostro