La buena música da equilibrio, energía y esperanza. Es hermosa porque genera luz en las personas que la escuchan”, León Larregui.

Para el artista mexicano, Voluma es un disco en el que también se busca reflexionar acerca del mundo en el que vivimos y qué tanto podemos cambiar para conseguir un bienestar colectivo.

Apasionado por la música, el cine y los temas relacionados con las problemáticas de su país, León Larregui se ha convertido en uno de los artistas más influyentes dentro del panorama latinoamericano. Con el temor y la inseguridad que implica arriesgarse y lanzarse al vacío, decidió en 2012 publicar su primer disco en solitario: Solstis. El éxito le sonrió y es por eso que en este 2016 volvió a arriesgarse con Voluma, un álbum intimista y armónico. En entrevista para Publimetro, el mexicano nos contó detalles de esta producción que lo llevó por un camino de reflexión y búsqueda espiritual.

¿Por qué Colombia es una parada obligatoria tanto para Zoé como para León?

Es un país que queremos y con el cual tenemos una historia de amor que ya lleva varios años. Después de México es el lugar donde más hemos tenido resonancia. Siempre será uno de nuestros lugares favoritos para visitar, por los amigos que tenemos, los recuerdos y por supuesto, porque nos encanta el público colombiano.

¿En qué se diferencian las presentaciones de León como solista a las de Zoé?

Comienza desde las canciones, ya que las de mi etapa en solitario son mucho más tranquilas que las que tocó junto a la banda. A eso se suma que yo soy más introspectivo, y que, en el escenario, estoy junto a otra banda que le aporta una vibra diferente a los conciertos.

Voluma es un disco dulce y tranquilo, bien se podría asemejar al Amor Amarillo de Gustavo Cerati. Los dos tienen el mismo punto de inspiración: un hijo y el amor de familia. ¿Cómo cambió su visión musical el convertirse en padre?

No se transforma la percepción como artista, sino lo que tú eres como persona. Lo que te sale del alma es diferente, también las temáticas que quieres abordar. Todo se ve más profundo. Ser padre te hace poner los pies sobre la tierra y al mismo tiempo te tranquiliza.

En sus letras también se siente una reflexión acerca del amor y la música como una forma de escapar del caos…

Exacto. En la actualidad vivimos en un mundo confuso, y para mí, eso se debe a la separación con la naturaleza y a la desconexión del ser cósmico que llevamos por dentro. Por eso Voluma es un disco crítico, que hace parte de una búsqueda espiritual.

Además: Superlitio rueda por Colombia y el mundo con su rock fusión

Por eso mismo ya no vive en la ciudad…

Mi objetivo es vivir en la playa, pero con todo el trabajo se convierte en una labor casi imposible. Es un sueño que quiero cumplir.

‘Luna llena’ es un tema con sentido político, ¿por qué incluirla dentro del álbum?

En México estamos viviendo un momento difícil y muy triste relacionado con la corrupción y el abuso del poder. Jamás me había metido en el rollo de hablar así, tan directamente, pero sino lo hubiera hecho, me habría sentido como una persona irresponsable y vacía.  

Lo ha dicho en otras entrevistas, Solstis tenía que ver con el solsticio de invierno del 2012. ¿A qué hace referencia Voluma?

Con todo este proceso del embarazo de mi chica y el nacimiento de mi hijo, mi vida tomó otra dimensión y mayor volumen. Es como si antes todo hubiera sido en 2D y ahora es en 3D.

Háblenos del video de Locos y de su tributo a Phantom of the Paradise en aquel hombre de los sintetizadores…

Estábamos trabajando en Francia en una de las canciones del disco, ‘Lattice’, la cual tiene un final con unos requintos. Entonces me dijeron que ese toque se parecía mucho a   Phantom of the Paradise, pero yo no tenía ni idea a qué se referían. Así que me contaron que se trataba de una película, me la pasaron, la vi y me volví loco por ella.   Fue así como se convirtió en una inspiración a la hora de hacer el video.

Aspectos como este reflejan otra de sus grandes pasiones, el cine. ¿Cuándo nace ese amor?

Desde muy pequeño. Mi padre me llevaba al cine y también a las escuelas que se enfocaban en esta área, pero era muy complicado ingresar, así que finalmente no lo estudié. Sin embargo, me quedó la cosquillita por la cinematografía, hasta Solstis, cuando me arriesgué a ser director de mis videos.

Podría interesarle: La humanidad o nosotros, el nuevo disco de los IKV

¿Hasta dónde quiere llegar en el séptimo arte?

Todos mis videoclips son ejercicios que me preparan para la prueba más grande: ser director de una película.  

Antes de vivir de su trabajo con Zoé ganaba dinero gracias a la animación. ¿Cuéntenos un poco de esa etapa?

Era joven y necesitaba dinero. Como había estudiado artes plásticas y sabía dibujar, encontré una manera de acercarme al cine: a través de las realización de dibujos animados.

¿Qué implica para la banda el Rocanlover, teniendo en cuenta que muchas de sus presentaciones las cierran con canciones como ‘Soñé’ y ‘Love’?

La verdad no es porque el álbum tenga una importancia especial para   nosotros. Se trata de las canciones más esperadas por los fanáticos, que tienes que tocar. Si fuera por mí no lo haría, cerraría los conciertos con los temas del nuevo disco, pero no podemos hacer eso, la gente espera escuchar varias canciones de nuestra discografía.

¿El Unplugged implicó un antes y un después para Zoé?

Se convirtió en nuestro disco más exitoso, que al mismo tiempo, nos regaló una gira de conciertos inolvidables y muchos recuerdos.

Lea también: The Hall Effect en La Celia 21 de julio 2016