Por primera vez el cine colombiano se vio representando en La Semana de la Crítica del Festival de Venecia, y triunfó, pues Los Nadie se llevó el Premio del Público y ganó 5.000 euros.

Conozca al parche

‘La Rata’: ama el punk, los malabares, a sus amigos, y a su familia, de quien quedó responsable luego de que su padre los abandonara. Así como ama, odia, y lo hace contra la ciudad que lo vio nacer y las personas que lo juzgan por su apariencia.

‘El Mechas’: ha crecido en las calles, pero no se siente parte de ellas. Su mayor sueño es irse de viaje, a vivir en carne propia las historias que sus amigos traen de otras partes.

‘Pipa’: representa la experiencia y la sabiduría en el grupo. Es el mayor de todos y ha pasado buena parte de su vida recorriendo el continente, recogiendo historias y anécdotas. Tiene una gran consciencia política y social que plasma en graffitis.

‘Ana’: su cuerpo tatuado contrasta con las creencias extremadamente religiosas de su tía y prima, con quienes vive. Su madre se fue hace mucho a Estados Unidos y le envía dinero para que se mantenga, pero su ausencia la marca profundamente.

‘Manu’: silenciosa, le gusta leer mucho y es muy cercana a su madre. Juntas comparten la soledad de un apartamento de clase media y una relación familiar rota con ‘Alejandro’, el padre de ‘Manu’.

Después de inaugurar la edición 56 del Festival Internacional de Cine de Cartagena, ser parte de la edición 27 de Cine en Construcción en Toulouse, Francia, y de presentarse en el Festival Internacional de Cine de Venecia, llega a las salas de cine, Los Nadie, ópera prima de Juan Sebastián Mesa.

Amores, odios, promesas rotas y cinco hermanos de calle que se conocen en medio de una ciudad hostil. Bajo estas premisas se desarrolla Los Nadie, en la cual, jóvenes unidos por las ansias de viajar, encuentran en el arte callejero y la música, el lugar para refugiarse de los problemas que son antagonistas en sus cortas vidas.  

Como muchas de las películas que se realizan por creadores colombianos, Los Nadie surge de la experiencia personal del director y de una clara fuente de inspiración: Medellín. El resultado fue una historia, en principio pensada para un cortometraje, pero que con el trascurrir de los días y con la complejidad de la ciudad y los personajes, adquirió la fuerza para ser un largo.

El rodaje se realizó en diez días, tomando como locaciones diferentes lugares de   Medellín como Robledo, el centro, Manrique y Laureles.

Además: Todo listo para el Festival Batalla de Carnavales 2016

La película de 84 minutos, es una producción de Monociclo Cine protagonizada por María Angélica Puerta, Luis Felipe Álzate, María Camila Castrillón, Alejandro Pérez Ceferino y Esteban Alcaraz.

Los personajes son el reflejo de aquellas personas que podemos ver todos los días en las calles, tratando de conseguir dinero para sobrevivir trabajando de manera informal. Aquellos que, tristemente, se convierten en un elemento más del paisaje de la ciudad.

‘Pipa’, 'La rata', ‘Ana’, ‘Manu’ y 'El Mechas', son los personajes de esta travesía, pues su deseo es emprender un viaje para encontrarle un nuevo sentido a su vida en un lugar completamente diferente.

Queriendo mantener la esencia pura de la calle y la naturalidad de las escenas, Juan Sebastián Mesa decidió escoger talento que jamás se había relacionado con la actuación. De esta manera,  los cinco protagonistas encontraron un poco de sí mismos en la historia de la película y asumieron el reto, especialmente desafiante, por su falta de experiencia.

De igual modo, lo escrito en el guion no fue un limitante ni se convirtió en una camisa de fuerza, por el contrario, se permitió que diferentes elementos propios de las locaciones, fueran parte de las grabaciones y del resultado final.

Además, los actores tuvieron la oportunidad de imprimir su personalidad y su propio estilo a la hora de decir los diálogos y expresarse facial y corporalmente. Finalmente las líneas de los protagonistas, terminaron siendo una creación conjunta de la intención del director con la espontaneidad de cada actor.

Lea también: Los bogotanos respiran música gracias al Festival Internacional de Jazz del Teatro Libre