El presidente Barack Obama estaba en la Casa Blanca realizando una importante entrega de medallas cuando ocurrieron los hechos