La estrella televisiva se paseó en Miami con un diminuto bikini dorado que no dejó nada a la imaginación. Además, la prenda la traicionó.