“A este sacerdote le encantan las peleas de gallos, pero eso lo mete en varios problemas, porque, en los años 70, eso no era bien visto en Colombia”.

Jairo Camargo ha participado en más de 40 producciones para televisión, teatro y cine, entre las cuales se destacan, Perder es cuestión de método, La estrategia del caracol, Tiempo final, Pedro el escamoso y Julius.

Jairo Camargo es, sin duda, uno de los actores más queridos por los colombianos. ¿La razón? Se trata de un hombre polifacético que ha logrado darle a la televisión de nuestro país personajes inolvidables, y cada uno, diferente al anterior. En la actualidad podemos verlo en Todo es prestao, novela del canal RCN que basa su trama en la vida del cantante Galy Galiano, interpretando a Alfonso Cotez, un cura de otro mundo. En entrevista para Publimetro, el artista nos habla de este personaje, y también, de cómo ve el panorama de la televisión colombiana en la actualidad.

¿Cómo llega Alfonso Cotez a su vida?

Todo comienza en febrero de este año cuando estaba haciendo un video en Espacio Odeón para registrar un homenaje que se le hacía a Jorge Alí Triana. Nosotros nos conocemos desde hace años, así que en ese momento me preguntó en qué estaba trabajando, le dije que en nada, y al poco tiempo me llamaron para contarme que estaba en el reparto de Todo es prestao.

En sus palabras, ¿Quién es este sacerdote de Chiriguaná?

Se trata de un cura chévere, a quien le gustan las peleas de gallos. Es solidario, compresivo, popular, está del lado de la justicia y de los más necesitados. Sabe mucho de la vida, quiere a su familia y también a sus feligreses.

Además: Recomendados de Netflix para septiembre 2016

¿Qué anécdotas le quedan de las grabaciones?

Parte de las grabaciones se realizaron de Chiriguaná, lugar donde comienza el relato de Galy. Es un pueblo supremamente caliente, y aunque eso representó un problema en algunas ocasiones, lo cierto es que no era la primera vez que grababa teniendo como compañero un clima tan fuerte.

Con el pasar de los años he aprendido que las grabaciones no son más que trabajo, y trabajar implica muchos sacrificios. No siempre será en una cama cómoda, con la mejor comida. Pero, finalmente, todo se ve recompensado cuando se ve el producto en la pantalla chica.

¿Cómo fue la experiencia de trabajar con tanto talento nuevo?

La otra noche vi una escena con Brian Moreno y me gustó bastante. A mí parece que en la producción hay de todo. Sin decir nombres, puedo asegurar que hay quienes tienen con qué hacer una buena carrera, y hay quienes no llegarán muy lejos. El espectador no es bobo y descubre fácilmente cuáles actores tienen talento.

Lea también: La humanidad o nosotros, el nuevo disco de los IKV

¿Cómo ve los contenidos que se están presentando actualmente en la televisión colombiana?

Como espectador puedo decir que son poco interesantes. Desde los noticieros, pasando por las telenovelas y llegando a los programas de opinión, todos tienen las fórmulas repetidas y gastadas. Sin embargo, tienen sintonía, y eso evidencia que hay gente a la que le gusta, pero por lo menos a mí no me sucede. No me emociona, no me cautiva, no me engancha.

¿Qué contenidos le gustan a Jairo Camargo?

Los deportes, y ojalá que sea en alta definición. También estoy muy conectado con las series que se están realizando en el extranjero. Son de excelente calidad, y en algunos casos, tienen tramas novedosas.  

¿Cómo ve el papel del espectador dentro de la televisión?

Me parece que en la actualidad la televisión es un medio frío, porque ahora todo se puede ver a través de internet y allí los usuarios pueden interactuar e intervenir.

Debido a eso, los televidentes están exigiendo una participación más clara dentro de los contenidos. Considero que los espectadores no tienen una relación activa con lo que ven. No se emocionan y no reflexionan.

¿Qué piensa de las bionovelas?

Es algo que ahora le interesa a la población, como antes sucedía con las narconovelas. Son modas, aunque eso no significa que sea buenas o malas.

Podría interesarle: Voluma, la 'otra dimensión' de León Larregui