Los paparazzi descubrieron a Kim Kardashian haciendo algo que según muchos fashionistas, es "un pecado".