Jim Carrey fue demandado el lunes por el exesposo de su fallecida novia Cathriona White. Mark Burton alegó ante una corte de Los Ángeles que el actor de Hollywood habría usado su fama y dinero para darle opiáceos a la mujer.

Burton aseguró, al poner la demanda, que Carrey estaba obsesionada con controlar y manipular a White. Asimismo, que él y su representante sabían que Cathriona no había salido de su casa por lo menos en un día antes de su muerte.

White se quitó la vida al consumir una sobredosis de medicamentos recetados. Según la demanda, Carrey conseguía las drogas utilizando un nombre falso, el de Arthur King.

Ni el actor ni su representante se han pronunciado al respecto