La familia prefirió no arriesgarse a llevar las cenizas del cantante por la multitud que iba a ir a Bellas Artes esos días.