De la muestra 230 (56%) tienen hijos: el 63% tiene uno, el 29% dos, el 6% tres y un 3% cuatro o más.

Un 30% de las mujeres consultadas afirmó contar con un nivel de educación técnico o tecnológico, el 29% finalizó la universidad, el 24% cursa estudios de posgrado frente a al 9% que no terminó la universidad y un 7% que solo cuenta con el bachillerato y están desempleadas.
 
De las encuestadas una de cada dos mujeres tiene un trabajo remunerado; este porcentaje aumenta a seis de cada 10 en el caso de las que tienen estudios de posgrado.
 
A la pregunta ¿Ejerce la profesión que estudió? El 75% de las entrevistadas, es decir 6 de cada 10 aseguran que sí, especialmente las que cuentan con estudios universitarios.

La encuesta también indica que de las mujeres que no ejercen la profesión para la que estudiaron unas tuvieron dificultades para ubicarse laboralmente en ese campo, el 26% se perfiló mejor en otras áreas y el 14% reciben mejores ingresos en sectores diferentes al de su profesión.
 
Además, dos de cada tres encuestadas (68%) consideran que no es fácil para las mujeres acceder a cargos directivos. El (64%) afirma que las compañías le dan prioridad a los hombres, el (19%) dice que ser madre o esposa es una dificultad para llegar a este tipo de empleos, mientras que un (13%) piensa que no son tenidas en cuenta por ser mujeres y solo el (4%) asegura no tener la formación y la experiencia para poder llevarlo a cabo.
 
Camilo Rico, Consultor Estratégico y experto en el tema destaca la relevancia de los datos “estas últimas cifras son especialmente importantes, sobre todo cuando analizamos la situación laboral de la mujer en comparación con los hombres en nuestro país: hay varios indicadores del mercado laboral que permiten evidenciar una brecha en laboral entre ambos sexos; por ejemplo, encontramos que la brecha salarial entre hombres y mujeres es del 21% en nuestro país".

Respecto a la proyección laboral en cinco años las mujeres que tienen estudios universitarios o no tienen hijos poseen mayor ambición en este aspecto que las demás. 4 de cada 10 se visualizan ejerciendo un cargo superior, por su parte las mujeres de 40 años o más  y las que tienen 2 hijos o más se destacan entre las que esperan trabajar de forma independiente dentro de 5 años.
 
“Como conclusión, es importante que se generen cambios a nivel personal y colectivo para continuar disminuyendo la brecha salarial entre géneros.  A nivel individual: es importante trabajar en el empoderamiento de las mujeres y a nivel colectivo, en la eliminación de estereotipos y prejuicios frente a las mujeres,  mejoras políticas de conciliación de las compañías, Empresas Familiarmente Responsables (EFR) y educación igualitaria” afirmó Rico.

Lea también

Beca para estudiar en Alemania – Publimetro

Becas en la Universidad de los Andes