El Banco de la República señaló que a partir de octubre estarán en circulación las nuevas monedas de mil pesos en todo el país.
 
El gerente del emisor, José Darío Uribe, mencionó que el cambio de este valor de billete a moneda se dará después de la emisión de monedas de $500 y $50 el 6 de junio, con las que se pretenden reducir los costos de producción, debido a un incremento en los precios de los metales con los que se realizaban las monedas colombianas.
 
“Lo costos actuales de las monedas son muy altos, por lo que vamos a cambiar la elevación de estas monedas para hacerlas más baratas y en algunos casos reduciremos su tamaño”, aseguró Uribe.
 
Para la economista Tatiana Gamboa la medida del Banco Central sólo generará un impacto psicológico en los colombianos, ya que las personas pensarán que el dinero vale menos y por ende alcanza poco. 
 
“La nueva medida será efectiva, en primera medida, porque facilitará las operaciones ordinarias; y en segunda medida, puesto que al generar la sensación de escasez se incentivará el ahorro”, dijo a PUBLIMETRO Gamboa. 
 
Para el financiero Roberto Llanos una de las implicaciones  de la circulación de la moneda de mil pesos “es que la mayoría de las personas percibirán que tienen menores ingresos”.
 
Gamboa también señaló que la medida se tomó porque esto “permitirá reducir los costos de la emisión de billetes de baja nominación y aumentar, posiblemente, la producción de billetes de mayor nominación (cinco mil y diez mil). 
 
Los especialistas también coinciden en que si la decisión ya se tomó, el BanRepública debe garantizar que no pase lo de antes y se falsifiquen grandes cantidades de la nueva nominación. 
 
“La nueva moneda de mil pesos contendrá diferentes mecanismos de seguridad para evitar su falsificación”, dijo Uribe.
 
Según fuentes del Banco de la República, la emisión de la nueva moneda de mil pesos responde a que no se desarrolló el proyecto del nuevo peso, con el que se esperaba quitarle tres ceros a la moneda colombiana.
 
Los nuevos diseños se presentarán en el segundo semestre de 2012 y se espera que las nuevas monedas le ahorren un 20% y 30% al Banco de la República.
 
Publimetro/si