Berlín, 21 sep (EFE).- El gobierno alemán destacó hoy los buenos resultados de las últimas subastas de bonos y obligaciones por parte de España y rechazó entrar en "especulaciones" sobre el monto de la ayuda que precisará la banca española o posibles desvíos del capital restante, hasta el tope de 100.000 millones de euros previsto.

El Ejecutivo alemán siente "absoluta confianza" por las "decididas reformas" emprendidas por el gobierno de Mariano Rajoy, indicó el portavoz del ministerio de Finanzas, Matthias Kotthaus, quien destacó asimismo los "buenos resultados" de las emisiones de deuda española colocadas esta semana.

Berlín confía, además, plenamente en la "solidez" de las medidas anunciadas por el ministro de Economía, Luis de Guindos, en Nicosia para "adaptarse a la situación macroeconómica", insistió el portavoz.

Fuera de eso, el gobierno de Angela Merkel no piensa "entrar en especulaciones" ni acerca del monto final que precisará la banca para recapitalizarse ni sobre presuntos desvíos del sobrante hasta "el límite previsto y aprobado" de los 100.000 millones de euros.

Kotthaus insistió en que el total de la cifra que precisará la banca española la comunicará Madrid, a final de este mes, a la luz de las evaluaciones que hagan los "expertos independientes" que recibieron el correspondiente encargo del gobierno de Mariano Rajoy.

"Partimos de la base de que todo lo concerniente al programa de recapitalización se ajustará a los objetivos y planteamientos previstos" para ese plan, por lo que no hay "razón alguna" para entrar en especulaciones.

El portavoz de Finanzas respondió así, en el turno regular de encuentros con los medios, a una pregunta formulada acerca de la posibilidad de que España podría destinar el eventual monto restante de las ayudas aprobadas para la banca a otros apartados, para evitar así tener que pedir el rescate.

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, estimó hoy, en declaraciones a "Wall Street Journal", que el monto que finalmente precisará la banca española rondara los 40.000 millones de euros.