Río 2016 dijo adiós, al mismo tiempo que Tokio 2020 avisó que está preparado para albergar los próximos Juegos Olímpicos, dentro de cuatro años. En una presentación que duró 8 minutos y que estuvo llena de colores y alucinaciones futuristas, lo más llamativo fue la aparición del primer ministro de Japón, Shinzo Abe, quien apareció disfrazado de Súper Mario Bros y ascendió por un tubo, tal cual el fontanero italiano lo hace en el popular videojuego.

Para muchos en las redes sociales este fue el aspecto más destacado de una ceremonia de clausura donde se vivió la fiesta del carnaval carioca, así como se le mandó un mensaje al mundo indicando que Brasil estuvo a la altura de unos Juegos Olímpicos, los primeros en Sudamérica. Habrá que esperar cuatro años para volver a sentir la pasión del deporte en pleno durante dos semanas, mientras tanto, este abrebocas al estilo Mario Bros hace que valga la pena la espera.

 

El Primer Ministro japonés, a lo Súper Mario Bros, se robó el show