París ultima los preparativos para recibir esta tarde a los ciclistas del Tour de Francia y a la larga caravana que los acompaña, en una fiesta anual que en esta ocasión viene más marcada que nunca por las medidas de seguridad.

Un dispositivo de barreras policiales se ha establecido en todos los accesos a la avenida de los Campos Elíseos, donde una vez más se halla la meta, mientras que cualquier vehículo podrá ser registrado por las fuerzas de seguridad, solo diez días después de la masacre perpetrada con un camión en Niza, que causó 84 muertos.

Se calcula que la caravana entrará en la ciudad sobre las 16.00 hora local,
se prohibirá a los miles de espectadores previstas acceder con botellas de vidrio ni con bebidas alcohólicas, que solo dispensarán los restaurantes de la zona, que se han visto obligados a cerrar sus terrazas y a retirar todo su mobiliario que podría ser utilizado como proyectil.

Tampoco se podrá acceder con material pirotécnico ni con insignias o símbolos de ideología racista o xenófoba", según la orden de la prefectura de policía.

Desde esta mañana, en cuatro distritos de París (el I, el VIII, el XVI y el XVII) la policía judicial está autorizada a "controlar la identidad de cualquier persona, al margen de cuál sea su comportamiento", mientras que tampoco se pueden estacionar automóviles.

De hecho, las autoridades recomiendan a todos los ciudadanos que hoy utilicen los transportes colectivos y limiten sus desplazamientos por la ciudad al mínimo imprescindible.

Lea también

Clasificacion general etapa 19 del tour de francia 2016

Nairo Quintana, tercero en el Tour de Francia 2016