Una vez más y a pesar de que no ha sido tan sonado, la selección Colombia de Patinaje se ha coronado en un nuevo Campeonato Mundial de Velocidad y llegó al país con un total de 45 medallas entre oro, plata y bronce en las categorías juveniles y mayores.

No hay dudas que este deporte se ha vuelto potencia nacional, 14 títulos mundiales y 6 consecutivos lo demuestran, justamente esas últimas consagraciones han sido bajo el mandato de Alberto Herrera Ayala, quien habló con PUBLIMETRO después del campeonato ganado en Nanjing, China, y dejó muchas frases destacadas.

¿Qué balance queda después de este nuevo título mundial?

Felicidad del deber cumplido, hemos logrado algo muy grande, seguir siendo los mejores del mundo, sumar un nuevo título en este proyecto, lo mejor fue que se hizo de manera contundente, con un equipo excelente compuesto por 29 deportistas de primer nivel y así lo demostraron.

No es fácil ganar en Asia, en el 2009 quedamos subcampeones, ahora vamos y se logra el título. Todo esto motiva a seguir trabajando por el patinaje nacional, por los muchachos que están y que vienen en camino. Se le tiene que agradecer al Comité Olímpico Colombiano, Coldeportes y el patrocinio de Postobón que ha creído en lo que veníamos haciendo y por ahora esa confianza se retribuye con un nuevo título mundial.

¿Cómo han logrado mantener los títulos y que no se corte la racha a pesar de los años?

Se invierten mucho de los recursos en las categorías menores, en las escuelas, trabajamos eventos nacionales, se hace un seguimiento a todos los patinadores, se trabaja una categoría intermedia, se preparan concentraciones con las selecciones, identifican los referentes de cada categoría que están para medallas y además se buscan en los que vendrán para irles dando rodaje y perfil de campeones mundiales.

Es una bola de nieve que nos ha permitido crecer cada año más y más, por eso llevamos 6 títulos consecutivos.

¿Cree que su gestión ya está hecha o le falta algo por lograr al frente de la Federación?

Todos los días hay que buscar recursos, más apoyo, invertir más procesos, ya no solo estanos con las modalidades tradicionales y tenemos más con los deportes urbanos, el skateboarding entra a los Juegos Olímpicos, se trabaja en el proyecto del patinaje sobre hielo que es tres veces más caro que el tradicional y tenemos ya deportistas proyectados.

Todo se está haciendo, vamos por buen camino, no hay tiempo de descanso, ni de quejarse ni de renegar, hay que hacer gestión, trabajo y debemos luchar con los muchachos para seguir escuchando con satisfacción el himno en otros países.

¿Sueña con ver al patinaje algún día en los Juegos Olímpicos?

Hay que seguir trabajando, somos los referentes del patinaje en el mundo, pero las potencias deportivas de otras disciplinas no están igual y ese es un punto de desventaja. No bajamos los brazos porque Francia, Italia, China, Corea, Argentina, Estados Unidos, México, Venezuela, Ecuador, Nueva Zelanda, entre muchos otros también han ido evolucionando en el patinaje de carreras y eso ayuda para que algún día podamos lograr ese sueño.

Ya no fue 2.020, ahora tenemos la esperanza de que sea 2.024 se dé la posibilidad de estar en el programa olímpico ya que en cada cita se están llamando a cinco nuevos deportes para integrarlos y ojalá nos tengan en cuenta porque estamos muy cerca.

¿Qué respuesta da el Comité Olímpico Internacional cuando se hacen las solicitudes?

El COI nunca dice nada, nos pide que presentemos la propuesta, se presentan los deportes opcionados, se lleva a cabo el proyecto, se presentan las opciones, las estudian decide la comisión técnica y lo único que dan como respuesta después de un par de sesiones con nosotros es decir que no va el patinaje.

No hay respuestas, solo van los otros deportes. No conocemos la razón de fondo para que el patinaje no sea deporte olímpico; pensamos que el no contar con un patrocinador mundial fuerte que respalde a nivel económico, que la falta de masificación, la no unificación de algunos escenarios, que la ruta y la pista se compitan en el mismo escenario, hay muchas recomendaciones muy sueltas sin ser oficiales del Comité Olímpico Internacional.

Algún día vamos a llegar, así no lo pueda ver como presidente, pero sé que se han hecho los esfuerzos y el trabajo para poder algún día llegar a eso que queremos.

¿Qué viene después del título conseguido en China?

Después de cada competencia llegamos a hacer una retroalimentación, un estudio juiciosos para mejorar y cambiar de cara a lo que viene. Aunque ganamos el título, yo tengo algunas inquietudes para presentarle al Comité Técnico y a los entrenadores.

Eso lo hicimos hace tres años con la prueba de fondo de los hombres y este 2016 ya estuvimos peleando cuarto oros habiendo logrado uno y otras tres platas. Eso demuestra que sí ha servido la reingeniería y los cambios.

¿Cómo se ha trabajado para la llegada del skateboarding a las olimpiadas?

Desde el año 2.013 ya habíamos empezado el trabajo y proceso, se modificaron estatutos, se formó la comisión técnica nacional, ya hubo capacitaciones en varias ciudades.

Estamos proyectando hacer paradas nacionales para convocar a los skaters y así poder identificar a los mejores para el ciclo que empieza a nivel internacional. Espero poder traer un Campeonato Panamericano de Skaterboarding en 2017 para seguir impulsando y proyectando la disciplina.

¿Qué mensaje le da a los padres y jóvenes que aún no están familiarizados con el patinaje de carreras?

Que se aprovechen y disfruten los elementos deportivos como los patines, muchas veces son un regalo de navidad, de cumpleaños, como un juguete pero con apoyo y una guía puede ser un deporte y una carrera.

Los papás deben llevar a los niños a las ligas para que lo disfruten, antes de los 12 años no se decide una carrera deportiva, los niños empiezan por la influencia de sus mayores y hay que llevarlos a que poco a poco vayan aprendiendo el deporte y a vivirlo en el momento indicado como competencia. Para eso tenemos festivales de escuelas donde facilitamos, acercamos y damos un empujón a esos niños para motivarlos y no frustrarlos.