La selección nigeriana de fútbol, rival de Colombia en el grupo B de los Juegos Olímpicos, no sabe todavía si podrá afrontar su primer encuentro ante Japón, este jueves a las 8:00pm (hora colombiana), porque amanecieron varados en Estados Unidos el mismo día del partido que se disputará en Manaos.

La delegación de las 'Águilas' comenzó el jueves estacionada en Atlanta, ya que la aerolínea que los transporta se negó a llevarlos, hasta que el comité olímpico de ese país depositara el dinero correspondiente.

Culpados por la incómoda situación, los dirigentes olímpicos de Nigeria culparon al gobierno local de una demora en la transferencia de fondos para ajustar las justas. En la mañana del jueves, la situación pudo destrabarse, sin embargo, eso no garantiza la presencia del equipo en el estadio Arena Amazonía.

Ubicado en el norte del país, llegar a Manaos no es tan sencillo para quienes allí se hospedan, como la selección Colombia, por lo que los nigerianos deberán hacer escala en una ciudad más importante de Brasil. La delegación partió con rumbo a Sudamérica en el mediodía norteamericano, dejando en vilo su presencia en el partido.

No obstante, desde el seno del equipo confían en estar a tiempo para jugar contra Japón, ya que el vocero del conjunto africano publicó una imagen de los futbolistas antes de partir desde Atlanta, optimistas por disputar el partido.

El Comité Olímpico Internacional no se pronunció sobre la problemática y se presume que si Nigeria no arriba a tiempo, se le dará el partido por perdido y se les concederá los tres puntos a Japón.

Nigeria, campeón en Atlanta 1996 justamente, lleva un equipo con pocos jugadores conocidos, salvo por la presencia de John Obi Mikel, uno de los tres refuerzos mayores del plantel y quien actúa habitualmente en Chelsea.