Al más puro estilo de la película "Mujer Bonita", interpretada por Julia Roberts y Richard Gere, las escorts brasileñas sueñan con conocer a un atleta o un millonario en los Juegos Olímpicos de Río 2016, que les brinde una nueva vida en la que dejen su actual trabajo.

Fuera de las pistas, los estadios y las arenas olímpicas, en las calles brasileñas, miles de damas de compañía esperan con ansias el magno evento deportivo, que consideran una mina de oro e, incluso, anhelan encontrar al amor de su vida.

Cerca de 12 mil trabajadoras sexuales buscarán compartir momentos íntimos con alguno de los 500 mil turistas que llegarán al país sudamericano, de acuerdo a datos del Comité Organizador de Río 2016, y los más de 10 mil atletas que competirán en los primeros Juegos que se relizarán en esta parte del mundo.

Getty Images

Foto:

Debido a que aumentará la demanda, también se elevarán los precios de las escorts brasileñas.

Juliana, una trabajadora sexual de 23 años, confesó que ha cobrado hasta 130 dólares a los clientes extranjeros y que está segura que la cifra aumentará después de la inauguración olímpica.

"Muchas chicas aquí trabajan en esto porque es la mejor manera de ganar dinero rápido y con frecuencia obtienes la moneda más grande. El dólar es nuestro favorito”, explicó Juliana al periódico británico “Daily Mail”.

La escort reveló que en una buena noche ganó dos mil dólares, luego de pasar todo el tiempo con un cliente extranjero.

Sueñan con encontrar el amor de su vida o ganar miles de dólares

Sueñan con encontrar el amor de su vida o ganar miles de dólares

Getty Images

Foto:

"Todas las chicas con las que trabajo se encuentran muy entusiasmadas con los Juegos Olímpicos, es una oportunidad para ganar dinero y tal vez encontrar una manera de salir de nuestra vida con un novio o marido. Yo sueño de conocer a un atleta que me pudiera llevar”, dijo Juliana, cuyo nombre de trabajo es Bruna.

Juliana reveló que en la actualidad trabaja tres días o noches a la semana, con un promedio de cuatro clientes al día, pero espera trabajar diario durante los Juegos Olímpicos de Río 2016.