Si las quejas de varias delegaciones que llegaron a la Villa Olímpica, que encontraron problemas en el lugar al que han calificado como "insalubre e inhabitable", no fueran suficientes, ahora los Juegos Olímpicos de Río 2016 tienen un nuevo problema.

Se trata de las riesgosas condiciones de la Bahía Guanabara, donde se realizarán las pruebas de vela, triatlón y natación en aguas abiertas.

"Los atletas nadarán, literalmente, en mierda humana y estarán en riesgo de sufrir alguna enfermedad provocada por esos microorganismos", fue la preocupante frase que soltó el doctor Daniel Becker, residente de Río de Janeiro, al periódico estadounidense “New York Times”.

Las fotos alertaron a los competidores de triatlón, vela y natación de aguas abiertas

Las fotos alertaron a los competidores de triatlón, vela y natación de aguas abiertas

AFP

Foto:

El problema no es nuevo. Desde que Río fue elegido como la sede de los próximos Juegos Olímpicos y se decidió que la bahía sería el lugar donde se celebrarían las competencias en mar abierto, algunas delegaciones se alarmaron por los altos niveles de contaminación que presentaba, que sería imposible desaparecer.

El gobierno de Río de Janeiro y el Comité Organizador de los Juegos Olímpicos trató de calmar la situación e indicó que en dos años el lugar estaría limpio para las competencia, algo que no ocurrió.

Recientes investigaciones de la Universidad Federal de Río de Janeiro en las playas de Ipanema y Leblon detectaron un alto porcentaje de contaminación. Además, estudios hechos por el Gobierno de Brasil e investigadores independientes demostraron que hay rotavirus en el agua que puede provocar infecciones, diarrea y vómito, debido a la presencia de superbacterias resistentes a medicamentos.

“Nuestra mayor plaga, nuestro mayor problema de medioambiente es básicamente sanitario", indicó Andrea Correa, responsable de medioambiente del Estado de Río de Janeiro, al “New York Times”. "Los Juegos Olímpicos han dado a conocer este problema", añadió.

AFP

Foto:

Al igual que en el problema de la Villa Olímpica, los atletas también han levantado la voz. “Tenemos que mantener la boca cerrada cuando el agua nos salpica", reveló Afrodite Zegers, velerista alemana que ya inició los entrenamietos en Bahía de Guanabara.