Se dice que la ciudad de ‘El Dorado’ que buscaron con tanto ahínco los conquistadores españoles quedaba en Colombia. La historia no pasó de ser una leyenda, que con el tiempo se transformó en un misterio sin resolver. Ahora podemos saber que es verdad, el oro se encuentra en Colombia. Los Juegos Olímpicos que acaban de concluir en Río dejaron un saldo brillante para el país, consolidándose como los mejores de todos los tiempos.

La primera presea se hizo esperar. Sin saber a ciencia cierta de qué metal sería, Óscar Figueroa fue el encargado de darle el primer oro a Colombia venciendo en la categoría de los 63 kilogramos. El 8 de agosto pudo haber marcado el retiro del pesista antioqueño, quien se formó en el Valle Del Cauca y quien le aplicó mucha inteligencia a la fuerza bruta que posee, para intimidar a sus rivales poco a poco y al final levantar 145 kilogramos en arranque y 176kg en envión, venciendo así al indonesio Eko Irawan. Óscar lloró sin creer lo sucedido, mientras el país escuchaba por primera vez el himno nacional.

La entonación nacional se volvió a escuchar días después, cuando Caterine Ibargüen saltó a la escena. La ‘diosa de Ébano’, la ‘Pantera’, numerosos motes le pusieron a la atleta de Apartadó que supo siempre que iba a ser la ganadora. El “señora, nos podemos ir”, la frase que le dijo la colombiana a una mujer de logística durante la prueba de clasificación se hizo viral, mostrando la confianza de Caterine, que el domingo 14 se convirtió en un oro con un salto triple de 15.31.

Para que llegara la tercera medalla de oro tocó esperar algunos días. En el medio, las medallas plateadas de Yuri Alvear y Yuberjén Martínez tuvieron a Colombia en vilo con lo que pasaba en Río 2016. La abanderada nacional cayó en la final de judo, lloró y pidió disculpas por no poder llevar a Colombia la medalla de oro. Yuber por su parte entró al ring obligado por él mismo a conseguir la presea dorada, ya que el dinero de la plateada no le alcanzaba para regalarle una casa a la mamá. El metal dorado le fue esquivo, pero la vivienda para doña Neila Rivas será una realidad luego de que la ministra Elsa Noguera lo prometiera.

La boxeadora Íngrit Valencia quiso emular la proeza de Yuberjén, pero su sueño se quedó en semifinales, aunque por su destacada actuación empuñó el bronce. El pesista Luis Javier Mosquera por su parte, debió esperar una semana para recibir su medalla, ya que terminó en la cuarta posición de la categoría de los 69 kilogramos hasta que se confirmó el doping de un atleta de Kirguistán, quien quedó por delante de él y quien fue despojado de su metal en virtud del colombiano.

Y llegó el día de la ‘Reina’. Mariana Pajón fue la encargada de volver a hacer sonar el himno nacional en Río 2016, sin dejar duda alguna que es la mejor bicicrocista del mundo. Ganó todas las etapas semifinales y en la final, no le dio oportunidad a sus rivales de ponérsele a la par y las derrotó con amplitud. Acostumbrada a ganar, Mariana mostró su lado más humano cuando rompió en llanto y prometió que en Tokio, dentro de cuatro años va por más.

Como si fuera poco, minutos después de la conquista de Mariana Pajón, el bicicrosista Carlos Ramírez alcanzó el bronce en una definición dramática, dándole la octava medalla a Colombia, que jamás olvidará los Juegos Olímpicos que le demostraron al mundo que ‘El Dorado’ sí existe.