El gimnasta japonés Kohei Uchimura tuvo un problema antes de competir en los Juegos Olímpicos de Río 2016, debido a su fanatismo por el videojuego Pokémon Go.

El monarca mundial y cinco veces medallista olímpico recibió una factura de medio millón de yenes (cuatro mil 952 dólares) por cargos de roaming en su estancia en Brasil, en gran parte por el juego para smartphones en el que los "gamers" tratan de imitar las aventuras del popular Ash Ketchum.

El atleta de 27 años se concentra en Brasil desde mediados de julio. Aunque el medallista en Beijing y Londres reveló que le sorprendió el monto de la factura, aseguró que no dejará de jugar el videojuego de realidad aumentada. "No podía creer cuando vi todo lo que había gastado. Creo que la mejor opción es optar por una tarifa plana de roaming de tres mil yenes diarios (30 dólares) para continuar atrapando pokémon en los Juegos Olímpicos”, indicó el deportista.

Getty Images

Foto:

Uchimura es una de las cartas fuertes de la delagación japonesa para subir al podio. El oriundo de Fukuoka ha ganado 10 oros en los Campeonatos Mundiales, además consiguió dos platas en Beijing 2008 (Equipos y All-Around) y dos platas (Piso y Equipos) y un oro en Londres 2012 (All-Around).

A diferencia de Uchimura, otros atletas se han quedado con las ganas de jugar Pokémon Go en la Villa Olímpica y en Río de Janeiro.

Getty Images

Foto:

Algunos atletas, como la futbolista de Nueva Zelanda, Anne Green, lamentaron que el videojuego aún no esté disponible de forma oficial en el país sudamericano.

“Quisiera poder ir por todos los lugares de Brasil atrapando pokémon”, confesó en sus redes sociales. Aunque también compartió que encontró otro pasatiempo para entretenerse: “Voy a entrenar más”.

En Twitter también se quejó Matthieu Peche, piragüista francés. “Lo sientos muchachos, no hay pokémon en la Villa Olímpica”, compartió en su cuenta oficial, junto a tres emojis llorando.