El mediocampista no ha convencido desde que llegó a los Diablos Rojos y Paul Scholes no tuvo dudas para cuestionar su juego.